Archivo de la etiqueta: vida

Propósitos de año nuevo

Aviso: que los escriba no quiere decir necesariamente que vaya a cumplirlos, pero al menos lo intentaré (considérese este un primer propósito o el piloto de la serie que encontrarán a continuación).

  • Aprender a tomarme las cosas con más serenidad y no vivir en una histeria constante.
  • Equilibrar mejor el ocio y el trabajo.
  • Ir a más conciertos, a la filmoteca y leer todos los libros que pueda. Dar rienda suelta a esas obsesiones.
  • Pasar menos tiempo haciendo nada en Internet.
  • Luchar contra las injusticias del sistema capitalista de todas las maneras que pueda. Impedir el avance de los zombis-absorve-cerebros de la derecha en la medida de mis posibilidades.
  • No perder el sentido del humor por muy oscura que se vuelva la realidad.
  • Viajar todas las veces que pueda.
  • Hacer lo mejor que pueda mi trabajo: ser mejor periodista.
  • Escribir todo eso que tengo en la cabeza y todo lo demás que se me ocurra.
  • Comer más fruta.
  • Canalizar mi ira y no pagar mis enfados con quien tengo al lado (¡pobre!) sino con quien de verdad se lo merece.

Ya veremos qué pasa, 2014.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

2011 ya estás tardando

Hacer un balance del 2011 sería algo un poco absurdo por deprimente. Si echamos la vista atrás estos últimos 12 meses no encontraremos más que gobiernos de derechas que vuelven arrasando, despidos a cholón, recortes injustos, enriquecimientos más injustos aún, empobrecimiento general (monetario y moral) y en general un año de mierda, hablando mal y pronto.

Pero como siempre habrá que ver el lado bueno de las cosas (y que nadie me mencione el puñetero anuncio de jamón de york, qué cursilada) y habrá que quedarse con las risas que nos hemos echado a costa de las desgracias, esas carcajadas liberadoras que nos ponen a todos en nuestro sitio y que nos hacen recordar que nunca llovió que no parase y que para dos días que vamos a andar por aquí, mejor los disfrutamos. Vamos a pensar que somos de los que nos crecemos en la dificultad y que de peores salimos, eso seguro. Al 2012 mejor no le pedimos nada, no vaya a ser que nos decepcione. Bueno, sólo una cosa: que si de verdad va a llegar el fin del mundo, que nos pille bailando.

¡Feliz año a todos (o algo)!

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Mi casa es tu casa

Todos tenemos una casa perfecta en la mente. La de unos se parece al catálogo de Ikea y la de otros a un mercadillo de fin de semana. Habrá unos que se la imaginen minimalista y fría mientras que otros les pongan nombre a los niños que en su imaginación corretean por el salón. Habrá quien ya tenga pensada la marca de los electrodomésticos y quien tenga pensado tirar con un camping-gas hasta que tenga un poco más de liquidez. Hay tantas casas ideales como personas que las piensan y es muy posible que ninguna se repita.

En la mía la cocina siempre olería a cosas ricas, como las patatas rellenas que hacía mi tía Mary o los calamares en su tinta de mi madre. No haría falta esperar a Navidad para que haya casadiellas recién hechas y siempre habría una botella de vino que abrir, porque nos gusta celebrar. En la entrada habría un mueblecito para poner el correo y siempre encontraríamos alguna postal de los amigos que viven lejos, que luego pegaríamos en la nevera con un imán en forma de helado. El timbre sonaría a menudo, pero siempre con buenas noticias en forma de carta o de abrazo de amigo que llega por sorpresa a alegrarte el día o la vida si se tercia. Habría estanterías que irían del suelo al techo llenas de libros y discos, porque las casas que no tienen ninguna de las dos cosas son como un jardín sin flores. Al levantar la chapa que cubre los fogones habría pegadas un montón de calcomanías antiguas que representan las labores del hogar, como las que había en aquella chapa de aquella cocina de aquella casa en la que vivieron aquellos amigos aquel verano de la infancia. A veces, al abrir un cajón en el que nunca te habías fijado, descubrirías secretos olvidados de los antiguos inquilinos, como una libreta con dibujos, una cajita con fotos, un papel de cartas de colores o una horquilla con un pajarito blanco en el extremo.

La vajilla sería de margaritas, como en la que comí desde que tuve uso de razón hasta la mayoría de edad y habría un aparador de madera con cristalera a través de la cual se verían los platos ordenados y unas latas antiguas de ColaCao donde se guardan di tú qué cosas. Habría un mantel de cuadros de vichy blanco y rojo y otro blanco y azul y en el armario una caja de galletas Surtido Cuétara que en teoría sería para las visitas pero que todos abriríamos para coger una a escondidas (los barquillos recubiertos de chocolate, las de coco y las que vienen envueltas en papel) al pasar por la cocina.

Conseguir la casa perfecta según nuestra imaginación y nuestra educación sentimental resulta prácticamente imposible, porque la vida ya se encarga de que así sea con sus triquiñuelas. Así que igual no puede oler a esas patatas rellenas o no siempre hay postales o buenas noticias, pero seguro que hay amigos, cajas de galletas y hasta calcomanías si las buscamos. Cierras la puerta de una casa y abres la de una nueva y vuelta a empezar a continuar con lo que te has traído en cajas y lo que vendrá. Bienvenido sea.

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El pisito

Yo antes tenía una vida, ahora sólo curro y busco piso. Esta es la triste realidad del arrendatario común, que son la mayor parte de los jóvenes independizados (o casi) de más de 20 años, que tiene que cambiar de casa de casa en una gran ciudad española como puede ser Barcelona. El aspirante a inquilino se enfrenta, de entrada, a cuchitriles, condiciones abusivas, dueños raros, escaleras tenebrosas, oscuridad, cuartos mínimos, cocinas absurdas y baños con el plato de ducha como toda superficie (puede incluso que se lo encuentre todo a la vez reunido en un único e inigualable pisito).

El primer paso para buscar piso es consultar los anuncios. Con el milagro de internet ahora puedes saltarte el paseillo por la ciudad mirando hacia arriba buscando carteles de “Se alquila”, ahorrándote muchos tropezones y una casi segura tortícolis. Ahora puedes buscar desde la comodidad de tu sofá o el agobio de la biblioteca o el cyber-café (¿siguen existiendo?), eso ya depende de tus condiciones de partida. Sin embargo, internet tampoco es Jauja y hay que saber seleccionar. Las agencias inmobiliarias saben muy bien qué caramelos vender en la puerta de los colegios: manejan una jerga específica y unos encuadres a la hora de hacer fotos que conguen ilusionar al pobre aspirante a inquilino que cuando va a ver el piso se encuentra con que la realidad es bastante diferente a la del anuncio (como suele pasar con cualquier tipo de publicidad, por otra parte).

En dichos anuncios pueden leerse expresiones estandarizadas que necesitarían, en la mayoría de los casos, una traducción simultánea para prevenir al pobre arrendatario:

-“Ideal parejas”: si la pareja es de siameses estaría bien. Si no, no.

-“Tipo Loft”: una sola habitación en la que han integrado una mini cocina y un baño absurdo.

-“Finca regia”: edificio milenario que posiblemente esté sin reformar.

-“A reformar”: huye directamente.

-“Calle muy bien situada, en el centro y muy tranquila”: callejón de la Puñalada

Si superados todos estos obstáculos cuando el buscador va a ver el piso se encuentra con algo de su agrado se enfrenta a un nuevo reto: las condiciones. Aunque la crisis ha bajado bastante los requisitos de los arrendadores, los sueldos y el poder adquisitivo de los ciudadanos también, y encontrarse con que además de pasarlas canutas para pagar el alquiler mensual tienen que poner unos 4 meses por adelantado no es ninguna alegría ¿Quién tiene en el banco unos 4.000 euros ahorrados para repartir entre fianza, mes corriente y gastos de agencia? Estamos hablando de un perfil de arrendatario joven y residente en una gran ciudad española, es decir, un mileurista precario con un contrato churrusco y una cuenta corriente en tiritona constante, así que probablemente, la respuesta será casi nadie.

Otro dato a tener en cuenta es que además de ser un piso regulero y con unos requisitos de entrada de varios miles, seguramente no esté amueblado. Y eso no sólo significa que no tenga ni mesas, ni sillas, ni cama: significa que tampoco tendrá ni nevera, ni lavadora ni posiblemente horno (si aspiras a que tenga microondas es que eres un bendito iluso), cosas que también tendrás que poner y por supuesto, pagar tú (¿Oyes la caja registradora? Yo si). Ojo también con los pisos amueblados, el gran espejismo inmobiliario. Ikea, ese McDonalds del mueble, ha hecho mucho daño y ahora cualquier piso con estanterías Billy y un par de mesas Lack parece un apartamento de diseño: mentira, es el mismo zulo pero con muebles suecos baratos.

Podría seguir hasta escribir una enciclopedia de la búsqueda de casa (no se ni por qué número de mudanza voy ya) pero tendría que tratar el tema de las agencias y mis nervios ya no dan para más. Además, tengo que seguir mirando anuncios…CONTINUARÁ.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Y que todo se quede en susto

Por lo visto va a ser cierto que la mente es un lugar extraño y que hay cosas que el cerebro hace a las que no se les puede dar explicación. Supongo que la vida también nos tiene guardadas cierto tipo de sorpresas y mejor tomárselas con humor que desesperar en el intento de comprender por qué nos tiene que pasar eso a nosotros precisamente en ese momento. Al final será la ironía y la risa la que nos saque de los hoyos que nos esperan en el camino.

La ironía y la música, claro, que para eso esto es un blog de música aunque a veces se nos olvide un poco. El viernes pasaron por Barcelona uno de los últimos grupos suecos que tan de moda están últimamente (cómo todo lo sueco y no me extraña) Lacrosse, una banda de buenoschavales de esos a los que se les reconoce a la legua. Como buenos suecos son especialistas en un pop luminoso, optimista y un pelín histérico, eso también, con una cantante admiradora de las coreografías de Ian Curtis y embajadora oficial del estilo nacional en Europa.

Podréis leer una crónica más exhaustiva y constructiva del concierto próximamente en Centralzine, permaneced atentos. Y ahora, como no, llega el momento de la necrológica, un espacio que según ha ido pasando el 2009 ha ido tomando peso en este blog. Esta vez le ha tocado el turno al entrañable y enorme actor José Luis López Vázquez, que entre otros clásicos protagonizó “La cabina”, “El pisito”, “La prima Angélica”, “Peppermint Frappé” o “El verdugo”.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized