Archivo de la etiqueta: periodismo

No a la pedantería

Cómo me jode la pedantería. El “¿en serio no conoces X?” pronunciado con condescendencia, el “pobre, que no sabe lo que escucha”, la cita literaria elevada, la fecha anotada a pie de conversación. Como un pavo real sacas a relucir tu cola de datos acumulados con el paso del tiempo, con bolas de alcanfor para que no se los coman las polillas dejando claro que tú sabes más, tienes más, eres más.

Este exabrupto viene provocado por algo que acabo de leer y por lo que alguien va a cobrar, hay que joderse, cuando lo único que ha hecho es sentarse y ver y creerse más por entender. Cosa que me parece de puta madre, pero no menosprecies al que ha decidido invertir su tiempo en leerse el último Mongolia, en fumarse un cigarro mirando a la calle o en hacer que cantaba una canción de Rosendo utilizando el palo de la escoba a modo de supuesto micrófono. Si lo que mejor te ha hecho sentir esa película, ese libro o esa obra de arte que viste o leíste ha sido la sensación de haber sido el único que lo ha entendido es que igual no eres tan listo como te crees.

Y que conste que estoy muy a favor de fliparse con la cultura (entendida en su más amplia generalidad) y darle la turra a los que te rodean con canciones, libros, películas, series, fanzines o lo que sea. Los y las que me conocen han tenido que aguantar mis chapas descomunales sobre cualquiera de esas cosas y saben lo brasas que puedo llegar a ser. Pero es que creo firmemente que cultura es genial y sobre todo cuando es compartida: si de verdad crees que algo es la rehostia, díselo a tus colegas y compártelo con ellos y ellas, hazles partícipes. No levantes la nariz como si fueses un aristócrata de la intelectualidad y muy especialmente si encima trabajas en un medio de comunicación en una sección de cultura. Eres el puto mensajero, joder, no la estrella de la novela vestida con un batín de seda.

Y ya.

madonna-1

 

P.D: seguramente yo misma haya sido pendante muchas veces y lo siento. Intentaré no hacerlo más.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

De mi a mi

La periodista Delia Rodríguez abrió la veda con su lista de consejos a su yo estudiante de periodismo de hace ya unos cuantos años. Una especie de “Hola, vengo desde el futuro para comentarte” pero sin ser un anuncio de detergente. Evidentemente no pude evitar sentirme representada en muchos de ellos -especialmente en el punto de “No intentes buscar la excelencia en los estudios. Quieres ser una buena periodista, no una buena estudiante de periodismo”- por no decir en todos. Ese artículo dio pie a varios artículos más de periodistas que se daban consejos a su yo del pasado y de paso a todos los periodistas jóvenes que pasaran por allí. De nuevo imposible no sentirse reconocida en ellos, por lo menos en muchos de sus puntos.

periolista3Después de leerlos, empecé a darle vueltas a los consejos que tendría que darle a mi yo del pasado, al que hace doce años ya puso los pies en Madrid por primera vez en su vida dispuesta a convertirse en periodista, en adulta y a pasárselo muy bien. Una de esas cosas sucedió seguro, la otra no fue responsabilidad mía sino más bien del tiempo y en la otra aún estoy trabajando. A mi yo del pasado le diría muchas cosas, como casi todo el mundo al suyo, pero aquí van algunas relacionadas con la profesión.

-Estudiar periodismo en la Universidad Complutense de Madrid es una de las mejores decisiones que has tomado en tu vida. No por la carrera, que todos sabemos que sirve más bien para poco, sino por irte de casa de tus padres pronto, aprender a sacarte las castañas del fuego rápido y a darte cuenta de que había muchas cosas más allá del círculo de protección del círculo habitual y las montañas asturianas. Y porque sí que era (es) vocación.

-Pocos de tus compañeros y compañeras acabarán siendo periodistas de verdad. Muchos acabarán currando en “el otro lado” (gabinetes, agencias, etc), otros se buscarán la vida por otros lares profesionales y otros os empecinaréis en sobrevivir del sector (algunos con más facilidades que otros, claro). Y sí, son los que te imaginas. Exactamente esos.

-Aprovecha toda la veintena para pasártelo bien y hacer lo que te de la gana, en lo personal y lo profesional. Cuando se vayan acercando los 30 te empeñarás en no conformarte con otros curros mediocres y trabajarás como una mula para conseguirlo. Contenta (unas veces más que otras) pero como una mula. A los 30 aún seguirás en ello, ánimo.

-El día que tu padre puso Internet en casa te cambió la vida de una manera que no te ibas a imaginar ni por asomo. Seguirás teniendo el fetichismo del papel, pero la Red te dará la oportunidad de hacer lo que verdaderamente te interesa y te abrirá muchas puertas. Y sí, no lo dudes, sigue con el blog este que no lee casi nadie.

-Te va a tocar comer mierda laboral en cantidades considerables. Además, cuando estés empezando a sentirte cómoda en el sector vendrá una crisis que lo pondrá todo patas arriba y un gilipollas tu jefe te echará de tu trabajo de redactora al volver de vacaciones. En su momento te enfadarás mucho porque será injusto, pero un par de años después te darás cuenta de que fue lo mejor que te pudo pasar. Tendrás un año de paro para poner en marcha un montón de ideas y aprenderás muchas cosas. Será difícil, pero capearás el temporal.

periolista1

-Un periodista es su agenda. Alguien te lo dirá en una de esas redacciones en las que harás prácticas (y en las que aprenderás lo que es el periodismo) y con el tiempo te darás cuenta de la razón que tenía. Échale morro y aprende a guardarte todas las tarjetas, teléfonos, direcciones de correo y bases de datos que tengas a tu alcance y utilízalas cuando lo necesites. Chica lista.

-La profesión está llena de gente que sabe mucho más que tú. En algunos casos será verdad y en otros solo será soberbia y pedantería de puros wannabes. Aprende de los primeros y pasa de los segundos.

-Todas esas horas en la cafetería de la universidad, las noches en los bares y las tardes en la filmoteca, los libros, los conciertos y los viajes te servirán mucho más que todas las clases que te perdiste por estar haciendo todas esas cosas. No te arrepientas y sácales jugo. Y a tu capacidad innata para el cotilleo también, te será muy útil.

-No te olvides de quien eres ni de donde vienes. La humildad siempre por delante. Lo pasarás muy bien y a veces muy mal, pero afortunadamente durante estos 12 años has conseguido conservar y rodearte de amigos de verdad y de gente a la que quieres que te ayudará en lo primero y en lo segundo.

-Aprende a hacer facturas. Acostúmbrate a vivir con (muy) poco dinero. Aprieta los dientes y fíate del instinto. Y apunta las cosas importantes en una agenda, lleva siempre contigo papel, boli y grabadora y cómprate un mechero de una vez, que eres un puto desastre.

periolista2

Besis.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Autombombo animado II

Una nueva entrega de esta no-sección en la que enlazo a cosas que he ido publicando por ahí últimamente y, de paso, pongo gifs animados, que son lo más. Suficiente para un domingo de otoño.

gif-smoking-the-virgin-suicides-Favim.com-373357

SModa

Más moda y menos postureo

Ni vermú ni gin tonic: ahora lo que se bebe es mezcal

De vírgenes suicidas a icono generacional

Mi mamá escribe un blog ¿y la tuya?

Por qué nunca nos cansaremos del tropicalismo

Reivindicando el ojo femenino tras la cámara

pequeño pony

Soviet

Tres hombres en una barca

Tricot

eye

 

Vanidad

Moda en libros: Cómo ser mujer

Moda en libros: La figura de Coco Chanel

Moda en libros: El mundo según Karl

Moda en libros: autobiografía de Diana Vreeland

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo publicado en

Calamares gigantes y otras chucherías

cantabricoIgual es porque empecé en eso que antes se llamaba periodismo en la sección de local de un periódico regional, pero la cuestión es que me sigue fascinando la información que se genera en los veranos españoles (desgracias a parte)  y especialmente en la mía, claro, que para eso soy de allí.

Supongo que cada ciudadano pensará lo mismo de su lugar natal, pero para mi Asturias es una gran fábrica de producción de noticias veraniegas que son una golosina laboral. Las páginas de los periódicos de mi región esconden algunas frases tan magistrales como “Esta siempre fue muy de amar a Dios y joder al prójimo”, hechos que parecen escenas descartadas de alguna película de Berlanga y divertimentos varios cuyo objetivo principal no era precisamente ese pero al final salió así.

Como periodista hubiese disfrutado de manera imponderable el cubrir las noticias que el lector se encontrará a continuación, que no tienen desperdicio.

Con el agua al cuello. Los hechos fueron los siguientes: un grupo de chavales entierra al gordo de la pandilla  (según el redactor “un veinteañero muy corpulento”) en la arena de la playa sin tener en cuenta que las mareas en el Cantábrico son muy pronunciadas, tanto cuando están bajas como cuando están altas. Cuando terminan de enterrar al pobre chaval, el agua ya estaba llegándole literalmente al cuello y cunde el pánico. Teniendo en cuenta el tono de voz que se utiliza en Asturias, que suele llegar al grado de grito pelao, la que se debió de montar en la playa debió de ser fina. Al final entre bañistas y salvamento sacaron al enterrado que (mi parte favorita de la noticia): “extenuado, se tiró en la arena (duna arriba, no fuera a ser)”. El mongolito de oro del mes se concedió, sin dilaciones, a la pandilla de la genial idea.

Ojo de cristal perdido. Otro hit veraniego: una bañista foránea pierde su ojo de cristal mientras se baña en una playa de Luanco (el oleaje del Cantábrico es lo que tiene). Por supuesto, se vuelve a liar la de dios porque el ojo no aparece y al final el tema llega al puesto de salvamento que dice por megafonía: “Se ha perdido un ojo de cristal de color marrón, si alguien lo encuentra que lo deje en el puesto de salvamento”. Atentos al detalle de especificar el color,  no fuese alguien a confundirse de ojo, como muy acertadamente señaló mi padre: “Que ni que por la playa hubiese ojos de cristal de todos los colores por ahí tirados”. Afortunadamente al bajar la marea, un bañista encontró el ojo y para que a nadie le quepa ninguna duda, en el periódico decidieron ilustrar la noticia con una foto del propio ojo de cristal de iris marrón, para que nadie se fuese a pensar que era uno que tenían por la redacción.

Calamar de 80 kilos. Esta no es tan divertida, pero lo de los calamares gigantes me llama mucho la atención, sobre todo después de saber que en litoral asturiano hay una especie de sima de profundidad desconocida en la que viven bichos como los calamares gigantes y otras especies misteriosas que hacen que mi imaginación se dispare. Y además, protagonizan una canción de Montañas, grupo preferidísimo y con el que cerramos este informativo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Vuelta al…

Septiembre es ese mes en el que todo vuelve a empezar, aunque esta sea otra de las grandes mentiras con las que convivimos, porque en realidad sólo continúan las cosas que intentamos olvidar durante ese impasse llamado verano. Pero bueno, como la mente humana tiene que aferrarse a algo, pensemos en que sí, que es la vuelta al cole, al tajo y al frío, la vuelta a lo que sea, mejor volver que no llegar a ninguna parte.

Y por volver, no sé si se habrán dado cuenta, yo he vuelto a retomar este pobrecito blog pseudo-abandonado desde aquel lejano ya mes de mayo. No fue a propósito, de verdad, fue la vida con sus artimañas y sus carreras de fondo para acabar llegando a septiembre, a la vuelta.

Hace un año aproximadamente yo estaba a punto de cerrar la maleta para irme a conocer el país de las oportunidades o, al menos, una de sus ciudades. Con sus rascacielos, sus perritos calientes, sus refrescos fríos, su capitalismo salvaje y asumido, sus neones y su cómo-mola-todo inevitable. Occupy Wall Street y si lo llegamos a saber lo hacemos de verdad y no volvemos, porque para lo que nos esperaba a a vuelta de marras mejor nos hubiésemos quedado a gastarnos la pasta bien y a lo grande.

Pero bueno, las cosas son así y quién sabe, si todo no hubiese sido de aquella manera al final no hubiese acabado siendo de esta. Y un año después mi cara sale en la página de una revista y hasta recomiendo alguna cosa como una de las colaboradoras de ese mes. Lo pongo aquí, claro, porque estas cosas sirven para darse pisto, para qué si no.

 

Revista Vanidad número de septiembre 2012.

Deja un comentario

Archivado bajo Me, myself and I

Periodismo digno: es mi derecho y el tuyo también

Cuando yo empecé a trabajar -como becaria, pero ahí pringabas como el que más- las redacciones eran sitios ruidosos, divertidos, con humo, en los que te enterabas de cosas antes que nadie, en los que se vivían las noticias con intensidad. El periodista redactaba con ruido a su alrededor y no pasaba nada, los teléfonos sonaban, la gente entraba y salía a ruedas de prensa, a hablar con un vecino que denunciaba al Ayuntamiento, a hacer una entrevista a nosequién que había ganado un premio.

Está claro que yo era más joven y seguramente mucho más impresionable, pero no tengo dudas de que en pocos sitos me lo he pasado tan bien trabajando. Y sin duda, en pocos más he aprendido tanto como en aquel periódico. El buen recuerdo viene dado también porque encaja perfectamente con la idea que yo tenía de trabajar en un medio de comunicación. Era periodismo de verdad, el que aspiraba ejercer cuando estaba en aquela facultad de paredes grises.

Con el paso de los años fui cambiando de trabajos y paulatinamente las redacciones fueron haciéndose más silenciosas, desapareció el humo, la gente se levantaba de su puesto para hablar por el móvil, las ruedas de prensa se fueron sustituyendo por notas, se impuso el fichar al entrar y al salir, se esfumó la diversión. Las redacciones cada vez se parecía más a una oficina normal y corriente, con todo su aburrimiento y alienación y muy poco de todo lo demás.

Ahora casi no quedan ni redacciones y las que quedan están cada vez más vacías. Los periodistas hemos tragado con sueldos irrisorios, con condiciones laborales cada vez más precarias, con jefes que sólo sabían de dinero y muy poco información, con una sociedad adormecida que no es consciente de que le están quitando uno de los derechos básicos: el de estar bien informado.

Hoy es el Día de la Libertad de Prensa y pronunciar la frase en voz alta casi da ganas de reír. O de llorar. Y aún así, no me da la gana de creer que todo está perdido, me resisto a pensar que esta ha dejado de ser la mejor profesión del mundo. Que no te quiten tu derecho a la información. Que no nos quiten nuestra dignidad como profesionales. Reclamemos un periodismo digno.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Hoy contestas tú: Elena Cabrera (entrevistas a periodistas)

1-Formación y experiencia laboral

Elena Cabrera

Estudié Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, cosa que no recomiendo en absoluto. Quizá tuve mala suerte con los profesores, los turnos o la universidad, no lo sé, pero creo que hubiera aprendido más estudiando otra carrera. Comencé haciendo fanzines, colaborando en revistas de música y participando en radios libres desde 1994. Quitando las colaboraciones como freelance en muchos medios, mis trabajos más estables los he realizado,por orden cronológico, en la revista aB, el Festival Internacional de Benicàssim, MTV España, ADN.es, Lainformación.com y la actual revista Madriz.
2-¿Por qué decidiste hacerte periodista? ¿Vocación? ¿Ambición personal? ¿Locura transitoria?
Vocación desde muy pequeña. De niña jugaba a las redacciones con mis amigos del camping en el que pasábamos los veranos y los fines de semana. Los organizaba a todos y hacíamos como que escribíamos un periódico. Y Lois Lane me parecía lo más.
3-¿Te ha dado alguna satisfacción el periodismo?
Me da un sueldo a fin de mes, que ya me parece suficiente.
4-¿Y disgustos?
Los normales: en cada artículo hay una persona que se alegra y otra que se enfada.
5-¿Has trabajado gratis alguna vez o te has sentido idiota por algún trabajo que has hecho como periodista?
Son dos cosas muy diferentes dentro de una misma pregunta. Sí, he trabajado gratis muchas veces, pero tampoco tantas. Casi siempre ha sido por colaboración con algún proyecto del que sería mecenas si tuviera dinero. En otras ocasiones lo he hecho por divertirme. Pero siempre que lo he hecho ha sido en iniciativas sin ánimo de lucro. Lo contrario sí me hubiera hecho sentir idiota. Nunca he estado becada en ningún medio, teniendo en cuenta la explotación de los becarios y los contratados en prácticas, también me habría hecho sentir bastante mal.
Hace muchos años me intentaron engañar con una revista de la que solo se sacó el número cero, menos mal que me di cuenta de que había gato encerrado. Y hace no mucho escribí un larguísimo y trabajoso reportaje no remunerado para una revista de una unión sindical; primero se olvidaron de publicarlo y después quisieron que cambiara una frase con la que no estaban de acuerdo, me negué y les dije que no lo publicaran, el texto quedó inédito y yo, de nuevo, volví a sentirme bastante idiota.
 6-¿Cuáles crees que son los principales problemas del periodismo actual? ¿Quién crees que tiene la culpa (empresarios, audiencia, los propios periodistas, intrusismo profesional)?
Mi experiencia es que la facultad te forma para ser periodista y casi todo el mundo acaba haciendo comunicación para alguna empresa, lo cual resulta frustrante. Visto lo visto (hay pocos puestos de trabajo para hacer periodismo), lo mejor sería que en las universidades les prepararan para hacer comunicación y marketing.
Lo del intrusismo me ha parecido siempre un concepto muy burgués que no acabo de comprender. ¿Quién es el intruso?, ¿el periodista que ha estudiado biología pero ha aprendido a ser un buen cazador de noticias?
Otro problema laboral es la falta de regulación de los freelances. Los medios te quieren como freelance pero en cambio en España laboralmente esa figura no existe, así que te obligan a ser autónomo. Yo no soy una autónoma, soy una colaboradora, ni soy mi propia jefa ni tengo mi propio negocio. En cambio, tengo que cotizar en el régimen de trabajadores autónomos a la Seguridad Social y pagar todos los meses los seguros tenga o no tenga algo que facturar. No sería la primera vez que pago más de 200 euros de Seguridad Social un mes en el que solo he facturado 75 euros.
Te he hablado de algunos problemas laborales pero también veo algunos problemas editoriales, todo desde mi subjetivísimo punto de vista. Casi todos los medios privados tienen una línea editorial conservadora y respaldan a la derecha. Pongamos como ejemplo los periódicos de Madrid, que es donde yo vivo y trabajo: son de derechas ABC, El Mundo y La Razón. Nos quedan El País, que es de tibia izquierda moderada y Público. Ambos medios están en apuros, el segundo más que el primero, despidiendo a periodistas todos los meses y prescindiendo de los colaboradores. Y a la izquierda del todo tenemos a Diagonal, un periódico con el que colaboro de vez en cuando pero que no pagan, bastante tienen con subsistir.
Yo no quiero que los medios estén desideologizados, para mí es necesaria una línea editorial clara que sustente el enfoque de la explicación del mundo que nos da ese periódico. Pero si piensas desde una izquierda crítica, como es mi caso, no te quedan sitios en los que trabajar a gusto y que te paguen por ello.
7- ¿Te ves como periodista el resto de tu vida?
Sí.
8-¿Te arrepientes de haberte hecho periodista? ¿Qué profesión habrías escogido en su lugar?

No me arrepiento, pero si hubiese sido más lista habría estudiado filosofía, sociología o filología en lugar de o a la vez que Periodismo. En lugar de eso, me pasé mi década de los veinte escuchando música y entrevistando a grupos.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized