Archivo de la etiqueta: otoño

Otoño bien y mal

otoño barcelones

Ya es otoño de manera oficial y respaldada por el calendario, pese a la ola de calor que mantiene el perlado de sudor intacto en las frentes de los y las que la sufrimos. Como todo en la vida, el cambio de estación trae sus cosas buenas y sus cosas malas, que se enumeran a continuación:

Bien

-Las castañas y el olor con el que impregnan las calles

-La vuelta a la actividad cultural, bastante muerta durante el verano: nuevas temporadas de series, conciertos, lanzamientos de libros y demás chucherías para alimentar nuestros cerebros, siempre necesarias.

-La añorada manga larga y los vaqueros, relegados al fondo del armario durante el periodo estival, que vuelven a salir a la luz.

-Los platos de cuchara, que podían suponer la muerte instantánea en agosto y que, por fin, vuelven a la mesa. Las lentejas molan, comida de viejas power.

-Las escapadas planeadas antes de que llegue la locura navideña que nos llevarán al hotel en Madrid en formato salón de colegas en el que se celebrará la convención anual de reencuentro de Diputació 167. Ganas mil.

-La manta para tapar los pies mientras se disfrutan de las novedades culturales mencionadas anteriormente. El sofá y la persona unidos en hermandad, la sublimación del confort.

Mal

-La progresiva resta de horas de luz que afecta inevitablemente al estado de ánimo de cualquiera en su sano juicio y que no haya nacido en algún país nórdico (y esté acostumbrado a ello prácticamente por genética). Que a las 6 de la tarde casi sea de noche es un bajón.

-El puñetero cambio de armario de temporada que nunca llego hacer y que tiene como consecuencia que mis bikinis sean compañeros de estantería de los jerseys de lana.

-Lavar el edredón nórdico para poder volver a usarlo o la odisea de la modernidad.

-Los marrones de curro que van alcanzando dimensiones monstruosas según se acerca el fin de año.

-El fin del reinado de la terraza como pieza principal del hogar.

-El frío que acabará llegando y sus consecuentes resfriados. La puñetera lluvia y sus consecuentes paraguas, instrumentos diabólicamente incómodos y molestos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Fin del verano: bien y mal

Empezamos a decir adiós con la manita al verano 2013 aunque oficialmente aún quede casi un mes para la entrada del otoño y  todavía podamos disfrutar de la tregua del veranillo de san no se qué que viene en septiembre. Pero esto se acaba y significa tanto cosas buenas como malas. Helas aquí:

Buenas

-El fin de la combinación letal de calor y humedad.
-La desaparición de los mosquitos, especialmente salvajes este año. Y de todos los bichos amantes del calor, en general.
-Librarse de esa sensación constante de estar desperdiciando la vida por quedarse vegetando en el sofá en lugar de estar en la playa, haciendo una barbacoa o cualquier otra cosa divertida que no apetece nada hacer.
-Los viajes que nos esperan a finales de septiembre (bueno, el viaje, pero siempre se pueden programar más).
-La vuelta de las series: nuevas temporadas, os espero con ansias.
-Que cargar con una chaqueta en el bolso por fin tenga sentido: por las noches refresca.
-Dejar de leer/escuchar “veranito”, “playita”, “heladito” y esas ñoñerías mononeuronales.

Malas

-El final de la playa y de los baños. La playa mola, de verdad que sí.
-Volver a tener frío. Lo dice alguien que por debajo de los 20 grados tiene frío (y con más de 26 se asa, sensibilidad a la meteorología ¿Qué pasa?)
-La lluvia cuando no estás tirada en tu sofá vegetando y tienes que salir a hacer algo. Punto extra de mal rollo si llevas gafas y entras en algún sitio: automáticamente te conviertes en la pringada de las gafas empañadas que no ve nada. Epic Fail.
-Que se vaya a acabar el buen tiempo ahora que tenemos bicicleta (gracias a Ainhoa Rebolledo, generosidad hecha persona). Menos mal que vivimos en Barcelona y no en Oviedo.
-La vuelta de vacaciones de los políticos. Que se vayan a la mierda y nos dejen en paz de una vez. Nadie os echó de menos, pandilla de zoquetes.

moonrise gif

 

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Kelly Kapowski, the it girl

Teniendo en cuenta que la industria de la moda ha decidido que tenemos que volver a vestirnos como Kelly Kapowski (que no os engañen: no han vuelto los 80 con las hombreras, los 90, han vuelto los 90, os lo digo yo) tampoco es tan raro que esta mañana mis dedos hayan tecleado casi de manera inconsciente “Smashing Pumpkins” en el buscador de Spotify.

Porque si total voy a tener que vestirme como cuando iba al instituto, pues una parte de mi inconsciente relacionará las mallas de flores tipo Liberty con grupos de la época. También puede ayudar que con la llegada salvaje del otoño, así sin avisar, se me ha puesto un ánimo turbio y negro como las alas de un cuervo o como las ojeras de Billy Corgan.

Así que bueno, pasaré la mañana con el “Mellon Collie and the Infinite Sadness” a todo trapo. Podría haber sido peor, mi inconsciente podría haberme hecho teclear “BackStreet Boys” o algo peor que no quiero ni pensar. Y una recomendación antes de irnos: no se pierdan la última película de Woody Allen “Wathever Works”, que es una delicia de diálogos ágiles, ingeniosos e irónicos a más no poder. Allen ha vuelto a Nueva York y lo ha hecho a lo grande. Imprescindible.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

De galletas, café y manta

Hoy hace un día de mierda. Y no es una apreciación personal, es que hace objetivamente un día asqueroso: lluvia, frío, viento, oscuridad. Seguro que hay a quien le gusta, pero venga, seamos serios: seguro que no pertenece a ese colectivo de personas que hemos tenido que levantarnos hoy a horas tempranas y salir a la calle para cumplir nuestro deber de asalariados. En metro. En hora punta. Un día de la hostia, vamos.

Realmente hoy deberían de haber declarado fiesta nacional, porque a finales de octubre en ciertos sitios aún no nos hemos acostumbrado a que los días van a ser así durante una larga temporada. Y crea traumas. Duele. La lluvia hunde ánimos.

Por eso hoy deberíamos habernos quedado todos en casa, con la mantita (en unos casos de cuadros, en otras de gatitos, en otras monocolor de gran superficie sueca), una taza de café con leche y galletas (en algunos casos Campurrianas, en otros María, algunos afortunados Surtido Cuétara). Y escuchando temazos de esos de otoño, de estar en casa con la lluvia en los cristales, como en una película que nos gusta.

En mi fantasía de sofás y música, suenan los siguientes, que no son los más originales, pero si los que más apetecen:

Love “I always see your face”

Al Green “I’m so tired to be alone”

Jamie Lidell “Another Day” (por aquello de animarse un poco)

Nacho Vegas “Seronda” (al final, siempre fue una canción de lluvia)

The Rolling Stones “Get off of my cloud”

The Beatles “Rain” (una temática)

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Al mal tiempo, buenas canciones

Aunque parecía que el verano iba a quedarse para siempre con su hedonismo, su calor y su revolución de hormonas, de la noche a la mañana se ha largado sin decir adiós y sin que nos diese tiempo a despedirnos. Y encima, un lunes.

En estos casos, cuando la depresión post-veraniega acecha y la cuesta de septiembre es tan acusada que lo único que apetece es echarse a dormir a sus pies, hay que proveerse de remedios rápidos y eficaces. No es que Benji Hughes tenga pinta de farmacéutico, ya que más bien parece una mezcla de El Nota con alguno de los componentes de ZZ Top, pero está bastante indicado para estos casos.

Su primer disco “A love extreme” es toda una grata sorpresa. Lanzado el pasado julio, contiene canciones que en ocasiones recuerdan los mejores momentos de un Beck inspirado, proyectan algún pasaje emocional de Sebastien Tellier y hay quien las emparenta con los Flaming Lips. Pero Mr. Hughes, como todos los buenos, sabe separarse lo suficiente de sus influencias como para que éstas no se conviertan en algo más molesto por repetición.

A Benji lo descubrí en un blog llamado Una Piel de Astracán, que es de esos fantabulosos sitios que cuelgan discos para que el usuario se los descargue mediante Megaupload o servicios similares. Eso sí, están disponibles más o menos un mes, hay que ser avispado. Gracias por el descubrimiento, Espe.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized