Archivo de la etiqueta: nacho vegas

Propósitos de año nuevo

Aviso: que los escriba no quiere decir necesariamente que vaya a cumplirlos, pero al menos lo intentaré (considérese este un primer propósito o el piloto de la serie que encontrarán a continuación).

  • Aprender a tomarme las cosas con más serenidad y no vivir en una histeria constante.
  • Equilibrar mejor el ocio y el trabajo.
  • Ir a más conciertos, a la filmoteca y leer todos los libros que pueda. Dar rienda suelta a esas obsesiones.
  • Pasar menos tiempo haciendo nada en Internet.
  • Luchar contra las injusticias del sistema capitalista de todas las maneras que pueda. Impedir el avance de los zombis-absorve-cerebros de la derecha en la medida de mis posibilidades.
  • No perder el sentido del humor por muy oscura que se vuelva la realidad.
  • Viajar todas las veces que pueda.
  • Hacer lo mejor que pueda mi trabajo: ser mejor periodista.
  • Escribir todo eso que tengo en la cabeza y todo lo demás que se me ocurra.
  • Comer más fruta.
  • Canalizar mi ira y no pagar mis enfados con quien tengo al lado (¡pobre!) sino con quien de verdad se lo merece.

Ya veremos qué pasa, 2014.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Machismo gafapasta, una vuelta más

Hace semanas comentamos por aquí la que se lió con respecto al artículo publicado en el periódico Diagonal titulado Machismo gafapastaque provocó el desbordamiento de ríos de tinta electrónica, avalanchas de comentarios en las redes sociales, desgarramientos metafóricos de camisas y un sin fin de reacciones, algunas más afortunadas que otras.

En el número de marzo de la revista Rockdelux, mencionada en dicho artículo y que tuvo una reacción bastante cuestionable ante él en las redes sociales, se publica su respuesta elaborada a partir de testimonios de mujeres participantes en el artículo original, mencionadas en el texto o trabajadoras del sector y que posiblemente ponga el punto final (o no) a un debate que, aunque necesario, ha llegado a ser un poco cansino (no me lapiden, por favor). La respuesta de la revista puede leerse aquí y al respecto sólo voy a aportar dos comentarios: 1-Nacho Vegas, me molas ; 2-Vaya humos que manejamos algunos. Chispúm.

Para los que no se hayan enterado demasiado (¿dónde estabais?) de la polémica, recomiendo leer las reflexiones de Carolina Velasco sobre el tema, a la siempre necesaria Elena Cabrera o el storify recopilado por Marta, la CM de Diagonal, en el que se pueden ver las reacciones provocadas por el artículo de marras y que a veces dan ganas de reír y muchas otras de llorar (háganselo mirar). Y otra recomendación y posiblemente lo mejor que ha dado todo este debate/polémica: el blog Señoras que hablan de música. Yo aprovechando el tema, les dejo con Bikini Kill, a las que siempre viene bien recordar.

ACTUALIZACIÓN: Rockdelux ha colgado las opiniones reflejadas en el artículo, pero el reportaje completo sólo se puede leer en la revista en papel.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Cómo hacer crac (vuelve la canción protesta)

Salvo en contadas excepciones la escena del indie patrio se ha posicionado poco políticamente. Las letras de las canciones tiraban más hacia la introspección personal y a la exposición de sentimientos provocados por el mal de amores, la soledad, la angustia de vivir y esas cosas que nos gustaba escuchar a todos los poperos tirados en nuestros cuartos de postadolescentes que se niegan a dejar de serlo.

Pero la necesidad acucia y los tiempos no están como para ser neutrales o para pensar sólo en lo mal que va tu vida personal. La depresión suele ser una enfermedad de ricos, siempre se ha dicho en mi casa, y últimamente hay cosas no más importantes pero si más colectivas en las que pensar. De ahí viene la Fundación Robo (no lo digo yo, lo explican ellos) un proyecto iniciado por Roberto Herreros (Grande-Marlaska, Ladinamo), Karlos Osinaga (Lisabö, Bidehuts) y Joseba Irazoki (Atom Rhumba) y por el que ya han pasado Nacho Vegas, Albert Plà o Los Carradine, entre muchos otros.

Puedes encontrar sus canciones en el bandcamp del proyecto, junto con los datos de cada una (dónde se grabó, por quién) y la letra, para que puedas aprendértela a la vez que la escuchas. “Yo era el primero de mi clase y ahora estoy a punto de ponerme una media en la cabeza” pertenece a una de las canciones de Robo y resume tan bien la situación de la mayoría de nosotros (hablo de una generación) que dan ganas de llorar. O de ponerse una media en la cabeza. Hagamos crac.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Te toca elegir, piénsalo

¿Cómo que no existe derecha ni izquierda? Desde hace tiempo ya vengo escuchando, leyendo, soportando esta especie de excusa que dan los que no se quieren posicionar (y en la mayoría de las veces esconden tendencias más bien derechosas que les da vergüenza reconocer). El último de ellos ha sido Juan Aguirre, guitarrista del grupo musical Amaral, que ha reaccionado virulentamente a unas declaraciones en las que Alfredo Perez Rubalcaba citaba su famosa canción “Sin ti no soy nada”. El músico ha dicho que: “Mira tío, no me toques lo huevos que las canciones son de todos” y en determinado punto su perorata declara que no cree en la derecha ni en la izquierda y que en España sólo hay dos partidos.

Bien, partimos de la base de que la gente que ahora declara que no existe la derecha ni la izquierda identificaba a la izquierda con el PSOE. La izquierda no es solo un partido sino que es una ideología, una manera de afrontar la vida, una forma de actuar. Puede que actualmente no haya partidos que representen con fuerza ese pensamiento (¿Les suena algo un movimiento surgido el pasado 15 de mayo que proclama algo así como NO NOS REPRESENTAN?)pero eso no significa que en España no exista izquierda, que no haya personas de izquierdas ni que los socialistas lo sean.

Otra cosa es que ciertas personas no se quieran decantar públicamente, lo cual es tan respetable como el que mira hacia otro lado cuando alguien está sufriendo una agresión. En la vida hay que mojarse y apoyar las cosas que nos parecen legítimas y justas y rechazar y denunciar aquellas que nos parecen justo lo contrario. La apatía y el desinterés nos ha llevado también a esta situación: si la mayoría de la sociedad se hubiese planteado el qué y el por qué puede que las reacciones ante un capitalismo salvaje y opresor no hubiesen tardado tanto. Hay que mojarse y no ser un colaboracionista, hay que atreverse a opinar aunque lo que piense no sea del agrado de los que le rodean, aunque deje su cómoda situación de neutralidad ¿Qué en realidad no sabe lo que piensa al respecto? Pues dedíquele un rato más. Piense, que algo queda.

Prefiero que a la pavisosa de Russian Red (hablando de personajes públicos) que por lo menos se ha atrevido decir que es de derechas, aunque no esté de acuerdo con ella, que a peña como el de Amaral que va de malo diciendo cosas como “no nos toques los huevos” (¿Uuuuuuuh!)sin echarle huevos al asunto (valga la redundancia). Aunque si tengo que preferir, prefiero sin duda a Nacho Vegas: “Las políticas neoliberales han dejado en la calle a familiares y amigos y han recortado derechos fundamentales a la mayoría de la gente. En esta situación no puedo evitar pensar que cualquiera que se declare de derechas ha de ser un cretino o un cabrón”. Eso es mojarse. Debe de estar acostumbrado, por lo de ser asturiano.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Formalidad poca, pero que dure

Gracias a que Hacienda somos todos (unos más que otros) y yo también, el mes pasado tuve unos ingresillos extras que además de ayudarme a llegar a fin de mes -algo que con mi sueldo de periodista precaria (valga la redundancia) en la España del 2010 es prácticamente imposible- me han permitido darme algún capricho.

Suelo tener un problema con los caprichos y es que, supongo que fruto de mi educación primaria en un colegio de monjas, no puedo librarme del sentimiento de culpa que tanto me molesta tener. Y es que mi mente es capaz de racionalizar que no pasa nada y que si quiero hacer eso, comprar tal cosa o comerme un bocata sin que sea hora de comer, puedo hacerlo porque puedo hacer lo que me de la gana si no molesto a los demás. Pero no consigo comerme el puto bocadillo sin tener esa voz en la cabeza (¿es grave doctor?) diciéndome: “ya verás como luego no cenas, comer entre horas no es bueno, hay que ser ordenado en las comidas” y pesadeces de ese calibre.

Bueno, esto es una exageración propia de la tecla y la hoja en blanco, pero si es cierto que en ocasiones me cuesta soltarme y pasar de todo. Por eso, cuando me quedé paralizada entre las ganas de darle al botón de “hacer pedido” y el remordimiento de gastarme dinero en un capricho siendo consciente de que no iba a llegar a final de mes, él (mucho más curtido en esto del dejarse llevar) me sacó del ensimismamiento con un: “cómpralo ya y deja de dar la vara, tía”, efectivo dónde los haya.

Ahora escucho mi canción preferida en un vinilo de 18 gr. con el sonido al máximo y la voz de Vegas recordándome que una vez fui más joven que ahora, más inexperta y más exagerada, pero seguramente igual de pesada (con la indecisión, el rallarme y el no dejarme llevar). Buenos recuerdos de malos ratos en buena compañía y la certeza de que nunca llovió que no parase. Y ya lo sabes: déjate llevar.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Tu labio ¿inferior?

Me enteré el otro día cuando una amiga me señaló un cartel, de que Christina Rosenvinge había sacado un disco nuevo. En aquel momento comentamos lo bonito del título “Tu labio inferior”, que después resultó ser el superior, será cuestión de gustos.

La verdad es que el descubrimiento me dejó un tanto fría, quizás porque su último disco “Continental 62” (qué mítica aquella entrevista de Julio Ruíz en La Casa Encendida de Madrid cuando le preguntó a la Rosenvinge cerca de 1 millón de veces que si el título hacía referencia al avión que cogía de Madrid a Nueva York) sólo sonó un par de veces entre mis cuatro paredes. Sin embargo suele gustarme lo que hace esta rubia con pinta de ángel caído y tampoco está la cosa como para rechazar propuestas que puedan parecer interesantes. Así que escuché “Tu labio inferior superior”.

Me gusta, en general, me agrada bastante. Sigue teniendo ciertos tics exasperantes como el abuso de los susurros enloquecidos o los “uuuuuuúh” y “aaaaaaáah” que dan un poco de cosica a veces, pero se nota que ha terminado ya con la trilogía (“Frozen Pool”, “Foreing Land” y “Continental 62”), de la que salieron cosas interesantes pero en global tiró a irregular.

Ha vuelto el espíritu de “Cerrado” y “Flores Rotas”, vuelve a tener un cierto punto de macarra pero esta vez más madura y con la alargada sombra de Vegas (parece que les ha gustado el rollo “Gaingsbourg-Birkin”) planeando por el disco aunque sin llegar a empañarlo. Las letras se mantienen con bastante dignidad y todo el disco está en castellano, una novedad con respecto a los tres últimos álbumes. Es posible que el disco no levante pasiones (o quizás si, el público es un ente caprichoso), pero tampoco críticas muy mordaces.

rosen

Entre otros detalles, destaca la portada (en general bastante cuidadas aunque lineales en todos sus discos), que recuerda a una escena de “Las vírgenes suicidas”  cualquier película de la Coppola. Además, se han hecho tres versiones del primer single “La distancia adecuada” con letra del inevitable Nacho Vegas, que también hace los coros (y la pregunta que todos nos hacemos ¿se han enrollado, se han enrollado?) al final de la canción. De los tres, el que más me ha gustado ha sido este:

Y aquí, el pasado. Para no perder referencias.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

De galletas, café y manta

Hoy hace un día de mierda. Y no es una apreciación personal, es que hace objetivamente un día asqueroso: lluvia, frío, viento, oscuridad. Seguro que hay a quien le gusta, pero venga, seamos serios: seguro que no pertenece a ese colectivo de personas que hemos tenido que levantarnos hoy a horas tempranas y salir a la calle para cumplir nuestro deber de asalariados. En metro. En hora punta. Un día de la hostia, vamos.

Realmente hoy deberían de haber declarado fiesta nacional, porque a finales de octubre en ciertos sitios aún no nos hemos acostumbrado a que los días van a ser así durante una larga temporada. Y crea traumas. Duele. La lluvia hunde ánimos.

Por eso hoy deberíamos habernos quedado todos en casa, con la mantita (en unos casos de cuadros, en otras de gatitos, en otras monocolor de gran superficie sueca), una taza de café con leche y galletas (en algunos casos Campurrianas, en otros María, algunos afortunados Surtido Cuétara). Y escuchando temazos de esos de otoño, de estar en casa con la lluvia en los cristales, como en una película que nos gusta.

En mi fantasía de sofás y música, suenan los siguientes, que no son los más originales, pero si los que más apetecen:

Love “I always see your face”

Al Green “I’m so tired to be alone”

Jamie Lidell “Another Day” (por aquello de animarse un poco)

Nacho Vegas “Seronda” (al final, siempre fue una canción de lluvia)

The Rolling Stones “Get off of my cloud”

The Beatles “Rain” (una temática)

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized