Archivo de la etiqueta: lista

2013: se acabó lo que se daba

No están ordenadas por importancia, solo agrupadas por bien y mal ¿El balance general? Un año difícil pero interesante y mejor que el 2012. Aunque eso tampoco lo tenía muy difícil.

Cosas malas del 2013

  • La situación político-social que vive este país y los impresentables que nos gobiernan.
  • Las condiciones laborales de los que tenemos trabajo(s).
  • La cuota de autónomos, la burocracia en general.
  • La epilepsia maldita: vete, que nadie te llamó.
  • El éxodo generalizado de amigos y amigas fuera de este país: Skype como nuevo bar de moda.
  • Los quebraderos de cabeza provocados por las anteriormente mencionadas malas condiciones laborales, papeleos y problemas de autoridad (ajenos) mal gestionados. La incompetencia y el ser un lameculos como garantía de éxito.
  • Gallardón y sus colegas.
  • Los problemas de salud familiares, el paso del tiempo.
Adiós 2013

Adiós 2013

Cosas buenas del 2013

  • Ser profesora y aprobar a todos mis alumnos y alumnas.
  • Laboralmente, conseguir objetivos como publicar en medios como SModa, Barcelonés o Playground.
  • La casa del Raval y su terraza, en donde tan bien lo hemos pasado.
  • El viaje a Roma.
  • Las visitas a Madrid, a Asturias, a Extremadura.
  • Volver a tener bici de nuevo (¡Gracias Ainhoa!)
  • Teo, su mamá y su papá. A happy family!
  • Los reencuentros con amigos y amigas que se han sucedido por los diferentes puntos de la geografía española. Lejos pero cerca.
  • Las noches, los vermús y todos los momentos compartidos con amigos en Barcelona. Menos mal que resistís con nosotros.
  • La familia.
  • Y Javi, por supuesto. Y todo lo que aprendimos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De mi a mi

La periodista Delia Rodríguez abrió la veda con su lista de consejos a su yo estudiante de periodismo de hace ya unos cuantos años. Una especie de “Hola, vengo desde el futuro para comentarte” pero sin ser un anuncio de detergente. Evidentemente no pude evitar sentirme representada en muchos de ellos -especialmente en el punto de “No intentes buscar la excelencia en los estudios. Quieres ser una buena periodista, no una buena estudiante de periodismo”- por no decir en todos. Ese artículo dio pie a varios artículos más de periodistas que se daban consejos a su yo del pasado y de paso a todos los periodistas jóvenes que pasaran por allí. De nuevo imposible no sentirse reconocida en ellos, por lo menos en muchos de sus puntos.

periolista3Después de leerlos, empecé a darle vueltas a los consejos que tendría que darle a mi yo del pasado, al que hace doce años ya puso los pies en Madrid por primera vez en su vida dispuesta a convertirse en periodista, en adulta y a pasárselo muy bien. Una de esas cosas sucedió seguro, la otra no fue responsabilidad mía sino más bien del tiempo y en la otra aún estoy trabajando. A mi yo del pasado le diría muchas cosas, como casi todo el mundo al suyo, pero aquí van algunas relacionadas con la profesión.

-Estudiar periodismo en la Universidad Complutense de Madrid es una de las mejores decisiones que has tomado en tu vida. No por la carrera, que todos sabemos que sirve más bien para poco, sino por irte de casa de tus padres pronto, aprender a sacarte las castañas del fuego rápido y a darte cuenta de que había muchas cosas más allá del círculo de protección del círculo habitual y las montañas asturianas. Y porque sí que era (es) vocación.

-Pocos de tus compañeros y compañeras acabarán siendo periodistas de verdad. Muchos acabarán currando en “el otro lado” (gabinetes, agencias, etc), otros se buscarán la vida por otros lares profesionales y otros os empecinaréis en sobrevivir del sector (algunos con más facilidades que otros, claro). Y sí, son los que te imaginas. Exactamente esos.

-Aprovecha toda la veintena para pasártelo bien y hacer lo que te de la gana, en lo personal y lo profesional. Cuando se vayan acercando los 30 te empeñarás en no conformarte con otros curros mediocres y trabajarás como una mula para conseguirlo. Contenta (unas veces más que otras) pero como una mula. A los 30 aún seguirás en ello, ánimo.

-El día que tu padre puso Internet en casa te cambió la vida de una manera que no te ibas a imaginar ni por asomo. Seguirás teniendo el fetichismo del papel, pero la Red te dará la oportunidad de hacer lo que verdaderamente te interesa y te abrirá muchas puertas. Y sí, no lo dudes, sigue con el blog este que no lee casi nadie.

-Te va a tocar comer mierda laboral en cantidades considerables. Además, cuando estés empezando a sentirte cómoda en el sector vendrá una crisis que lo pondrá todo patas arriba y un gilipollas tu jefe te echará de tu trabajo de redactora al volver de vacaciones. En su momento te enfadarás mucho porque será injusto, pero un par de años después te darás cuenta de que fue lo mejor que te pudo pasar. Tendrás un año de paro para poner en marcha un montón de ideas y aprenderás muchas cosas. Será difícil, pero capearás el temporal.

periolista1

-Un periodista es su agenda. Alguien te lo dirá en una de esas redacciones en las que harás prácticas (y en las que aprenderás lo que es el periodismo) y con el tiempo te darás cuenta de la razón que tenía. Échale morro y aprende a guardarte todas las tarjetas, teléfonos, direcciones de correo y bases de datos que tengas a tu alcance y utilízalas cuando lo necesites. Chica lista.

-La profesión está llena de gente que sabe mucho más que tú. En algunos casos será verdad y en otros solo será soberbia y pedantería de puros wannabes. Aprende de los primeros y pasa de los segundos.

-Todas esas horas en la cafetería de la universidad, las noches en los bares y las tardes en la filmoteca, los libros, los conciertos y los viajes te servirán mucho más que todas las clases que te perdiste por estar haciendo todas esas cosas. No te arrepientas y sácales jugo. Y a tu capacidad innata para el cotilleo también, te será muy útil.

-No te olvides de quien eres ni de donde vienes. La humildad siempre por delante. Lo pasarás muy bien y a veces muy mal, pero afortunadamente durante estos 12 años has conseguido conservar y rodearte de amigos de verdad y de gente a la que quieres que te ayudará en lo primero y en lo segundo.

-Aprende a hacer facturas. Acostúmbrate a vivir con (muy) poco dinero. Aprieta los dientes y fíate del instinto. Y apunta las cosas importantes en una agenda, lleva siempre contigo papel, boli y grabadora y cómprate un mechero de una vez, que eres un puto desastre.

periolista2

Besis.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Otoño bien y mal

otoño barcelones

Ya es otoño de manera oficial y respaldada por el calendario, pese a la ola de calor que mantiene el perlado de sudor intacto en las frentes de los y las que la sufrimos. Como todo en la vida, el cambio de estación trae sus cosas buenas y sus cosas malas, que se enumeran a continuación:

Bien

-Las castañas y el olor con el que impregnan las calles

-La vuelta a la actividad cultural, bastante muerta durante el verano: nuevas temporadas de series, conciertos, lanzamientos de libros y demás chucherías para alimentar nuestros cerebros, siempre necesarias.

-La añorada manga larga y los vaqueros, relegados al fondo del armario durante el periodo estival, que vuelven a salir a la luz.

-Los platos de cuchara, que podían suponer la muerte instantánea en agosto y que, por fin, vuelven a la mesa. Las lentejas molan, comida de viejas power.

-Las escapadas planeadas antes de que llegue la locura navideña que nos llevarán al hotel en Madrid en formato salón de colegas en el que se celebrará la convención anual de reencuentro de Diputació 167. Ganas mil.

-La manta para tapar los pies mientras se disfrutan de las novedades culturales mencionadas anteriormente. El sofá y la persona unidos en hermandad, la sublimación del confort.

Mal

-La progresiva resta de horas de luz que afecta inevitablemente al estado de ánimo de cualquiera en su sano juicio y que no haya nacido en algún país nórdico (y esté acostumbrado a ello prácticamente por genética). Que a las 6 de la tarde casi sea de noche es un bajón.

-El puñetero cambio de armario de temporada que nunca llego hacer y que tiene como consecuencia que mis bikinis sean compañeros de estantería de los jerseys de lana.

-Lavar el edredón nórdico para poder volver a usarlo o la odisea de la modernidad.

-Los marrones de curro que van alcanzando dimensiones monstruosas según se acerca el fin de año.

-El fin del reinado de la terraza como pieza principal del hogar.

-El frío que acabará llegando y sus consecuentes resfriados. La puñetera lluvia y sus consecuentes paraguas, instrumentos diabólicamente incómodos y molestos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Fin del verano: bien y mal

Empezamos a decir adiós con la manita al verano 2013 aunque oficialmente aún quede casi un mes para la entrada del otoño y  todavía podamos disfrutar de la tregua del veranillo de san no se qué que viene en septiembre. Pero esto se acaba y significa tanto cosas buenas como malas. Helas aquí:

Buenas

-El fin de la combinación letal de calor y humedad.
-La desaparición de los mosquitos, especialmente salvajes este año. Y de todos los bichos amantes del calor, en general.
-Librarse de esa sensación constante de estar desperdiciando la vida por quedarse vegetando en el sofá en lugar de estar en la playa, haciendo una barbacoa o cualquier otra cosa divertida que no apetece nada hacer.
-Los viajes que nos esperan a finales de septiembre (bueno, el viaje, pero siempre se pueden programar más).
-La vuelta de las series: nuevas temporadas, os espero con ansias.
-Que cargar con una chaqueta en el bolso por fin tenga sentido: por las noches refresca.
-Dejar de leer/escuchar “veranito”, “playita”, “heladito” y esas ñoñerías mononeuronales.

Malas

-El final de la playa y de los baños. La playa mola, de verdad que sí.
-Volver a tener frío. Lo dice alguien que por debajo de los 20 grados tiene frío (y con más de 26 se asa, sensibilidad a la meteorología ¿Qué pasa?)
-La lluvia cuando no estás tirada en tu sofá vegetando y tienes que salir a hacer algo. Punto extra de mal rollo si llevas gafas y entras en algún sitio: automáticamente te conviertes en la pringada de las gafas empañadas que no ve nada. Epic Fail.
-Que se vaya a acabar el buen tiempo ahora que tenemos bicicleta (gracias a Ainhoa Rebolledo, generosidad hecha persona). Menos mal que vivimos en Barcelona y no en Oviedo.
-La vuelta de vacaciones de los políticos. Que se vayan a la mierda y nos dejen en paz de una vez. Nadie os echó de menos, pandilla de zoquetes.

moonrise gif

 

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Horas de calor

SIESTAAl final ha llegado el verano a Barcelona, con ese calor pesado, húmedo y de constancia inquebrantable que te hace abandonar cualquier objetivo en la vida que no sea alcanzar la jubilación que nunca tendrás para poder disfrutar de una cómoda estancia en un hotel en Benidorm, pensión completa.

Sin embargo, la realidad dista bastante de dicha idealización y no hay más que dos opciones: luchar contra el aplatanamiento veraniego o abrazarlo como si del osito Mimosín se tratase. Por supuesto, mi balanza se inclina irremediablemente hacia el lado del entrañable oso corporativo y cuando mis obligaciones laborales me lo permiten dejo pasar el tiempo entre babeantes siestas cargadas de pereza, las páginas de Eloisa está debajo de un almendro (rescatado de la reciente visita a la casa de mis padres) de Jardiel Poncela y las risas incontrolables que me provoca, alguna serie y escuchar compulsivamente la lista de reproducción -que incluyo a continuación- mientras hago, básicamente, nada.

La pongo tantas veces al día que si fuese un vinilo estaría tan rayado como si fuese el preferido del gato del vecino, pero es que representa tan bien la esencia del verano que no encuentro nada mejor. Mucho más que cualquiera de esas fotos de pies con el mar de fondo que plagan Instagram, dónde va a parar. En ella salen un poco los de siempre y alguna reciente adquisición a la banda sonora de nuestras vidas como Tennis, Little Joy (súper favoritos) o el dueto de Adam Green & Binki Shapiro. Aquí está:

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cosas de junio

Cosas que molan:

  • El calor
  • La playa y la sensación que se te queda cuando vuelves a casa, te duchas y te echas aftersun
  • La(s) terraza(s)
  • El Sónar y que me diese igual no ir. Como si no hubiese sucedido nada
  • Viajar a Asturias
  • Proyectos nuevos
  • Ir sin medias
  • El nuevo disco de Doble Pletina
  • Este Tumblr

Cosas que no molan:

  • Los petardos de San Juan en Barcelona (que a estas fechas ya han comenzado)
  • Las cucarachas dominando la ciudad
  • La invasión guiri que deambula lentamente y sin rumbo por las calles
  • Las medusas
  • La porquería mix flotando en el agua de la Barceloneta
  • La CEOE
  • La escasez de precios y horarios asequibles para llegar a Asturias. La Odisea fue un paseo en comparación.

listas

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La Brigada Antidiversión

La semana pasada estuve unos días en casa de mis padres. El domingo por la mañana me desperté en la cama en la que había dormido de los 3 a los 18 años aproximadamente, oyendo de fondo a mi madre hablar con mi padre en la cocina, mientras se cocía algo (delicioso seguro) en el fuego. También me llegaban sonidos de la radio que siempre está encendida en esa casa y olía de esa manera tan familiar de la que sólo puede oler una casa en la que has crecido. La noche anterior había salido con mis amigas, así que tenía una ligera sensación de resaca y al abrir los ojos pensé: “Ahora mismo podría ser, tranquilamente, 1998”.

Algo parecido pensé ayer cuando vi como el mapa de España se teñía de nuevo de azul. Tranquilamente podría ser 1998 o el 2000, qué más da. Otra vez la derecha gobernando este puñetero país sin memoria, pero con una diferencia: en aquellos años yo sólo era una estudiante de periodismo y aunque no auguraba un futuro demasiado prometedor ni económicamente holgado, aún pensaba que la derecha eran los otros. Vivía en un universo mental confortable en el que pensaba que todo el mundo era de izquierdas, como yo. Cómo mucho había gente socialista, de centro y ya bastante vergonzoso era. Pero es que ser de derechas, era, directamente despreciable.

Ahora se la verdad: ahora se que el kioskero que te vende ese periódico seguramente haya votado a la derecha, que la peluquera que te corta las puntas ha votado a la derecha, que la panadera a la que pides una barra “que no esté muy hecha” ha votado a la derecha. Y lo peor es que no les dará ni vergüenza, no se podrán ni colorados.

Pero en fin, va siendo hora de asumir del todo que la gente de este puñetero territorio no se entera ni se va a enterar de qué va la vaina y seguirán votando como borregos, pensando que la derecha con su mayoría absoluta nos va a sacar de la crisis. Angelitos. Aunque ¡Ojo! Lo peor de todo ya no van a ser las privatizaciones, ni los recortes, ni las concesiones a la iglesia católica, ni el retroceso social: lo peor de todo es que la derecha española se caracteriza principalmente por una total y absoluta falta de sentido del humor (exceptuando el involuntario: ese lo bordan) . Y por una afición por la censura digna de concurso internacional. Las elecciones las han ganado los de la Brigada Antidiversión y los próximo 4 años van a ser una especie de páramo del aburrimiento en el que crecerán las peinetas y se llevarán los tonos pastel y el cardado con laca y la principal actividad será el bostezo rosario en mano.

Como hay que mirar siempre el lado positivo de las cosas, pensemos que, en realidad, estar en el lado de los perdedores siempre ha sido lo nuestro y que estar en contra MOLA MÁS. Aquí va el primer revulsivo a la caspa y el cutrerío que dominarán el país durante los próximos años ¡Bailad, bailad malditos!

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized