Archivo de la etiqueta: cultura

No a la pedantería

Cómo me jode la pedantería. El “¿en serio no conoces X?” pronunciado con condescendencia, el “pobre, que no sabe lo que escucha”, la cita literaria elevada, la fecha anotada a pie de conversación. Como un pavo real sacas a relucir tu cola de datos acumulados con el paso del tiempo, con bolas de alcanfor para que no se los coman las polillas dejando claro que tú sabes más, tienes más, eres más.

Este exabrupto viene provocado por algo que acabo de leer y por lo que alguien va a cobrar, hay que joderse, cuando lo único que ha hecho es sentarse y ver y creerse más por entender. Cosa que me parece de puta madre, pero no menosprecies al que ha decidido invertir su tiempo en leerse el último Mongolia, en fumarse un cigarro mirando a la calle o en hacer que cantaba una canción de Rosendo utilizando el palo de la escoba a modo de supuesto micrófono. Si lo que mejor te ha hecho sentir esa película, ese libro o esa obra de arte que viste o leíste ha sido la sensación de haber sido el único que lo ha entendido es que igual no eres tan listo como te crees.

Y que conste que estoy muy a favor de fliparse con la cultura (entendida en su más amplia generalidad) y darle la turra a los que te rodean con canciones, libros, películas, series, fanzines o lo que sea. Los y las que me conocen han tenido que aguantar mis chapas descomunales sobre cualquiera de esas cosas y saben lo brasas que puedo llegar a ser. Pero es que creo firmemente que cultura es genial y sobre todo cuando es compartida: si de verdad crees que algo es la rehostia, díselo a tus colegas y compártelo con ellos y ellas, hazles partícipes. No levantes la nariz como si fueses un aristócrata de la intelectualidad y muy especialmente si encima trabajas en un medio de comunicación en una sección de cultura. Eres el puto mensajero, joder, no la estrella de la novela vestida con un batín de seda.

Y ya.

madonna-1

 

P.D: seguramente yo misma haya sido pendante muchas veces y lo siento. Intentaré no hacerlo más.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Otoño bien y mal

otoño barcelones

Ya es otoño de manera oficial y respaldada por el calendario, pese a la ola de calor que mantiene el perlado de sudor intacto en las frentes de los y las que la sufrimos. Como todo en la vida, el cambio de estación trae sus cosas buenas y sus cosas malas, que se enumeran a continuación:

Bien

-Las castañas y el olor con el que impregnan las calles

-La vuelta a la actividad cultural, bastante muerta durante el verano: nuevas temporadas de series, conciertos, lanzamientos de libros y demás chucherías para alimentar nuestros cerebros, siempre necesarias.

-La añorada manga larga y los vaqueros, relegados al fondo del armario durante el periodo estival, que vuelven a salir a la luz.

-Los platos de cuchara, que podían suponer la muerte instantánea en agosto y que, por fin, vuelven a la mesa. Las lentejas molan, comida de viejas power.

-Las escapadas planeadas antes de que llegue la locura navideña que nos llevarán al hotel en Madrid en formato salón de colegas en el que se celebrará la convención anual de reencuentro de Diputació 167. Ganas mil.

-La manta para tapar los pies mientras se disfrutan de las novedades culturales mencionadas anteriormente. El sofá y la persona unidos en hermandad, la sublimación del confort.

Mal

-La progresiva resta de horas de luz que afecta inevitablemente al estado de ánimo de cualquiera en su sano juicio y que no haya nacido en algún país nórdico (y esté acostumbrado a ello prácticamente por genética). Que a las 6 de la tarde casi sea de noche es un bajón.

-El puñetero cambio de armario de temporada que nunca llego hacer y que tiene como consecuencia que mis bikinis sean compañeros de estantería de los jerseys de lana.

-Lavar el edredón nórdico para poder volver a usarlo o la odisea de la modernidad.

-Los marrones de curro que van alcanzando dimensiones monstruosas según se acerca el fin de año.

-El fin del reinado de la terraza como pieza principal del hogar.

-El frío que acabará llegando y sus consecuentes resfriados. La puñetera lluvia y sus consecuentes paraguas, instrumentos diabólicamente incómodos y molestos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Soviet Magazine o cómo buscarse las castañas

Si meterse en berenjenales fuese una enfermedad (¿lo es?) ahora mismo estaría ingresada en cuidados intensivos con diagnóstico grave. Pero oiga, es triste pedir, pero más triste es ABURRIRSE. Que no se diga.

A partir del 12 de diciembre podrán ustedes visitar la web completa de la nueva revista online que les quitará el sueño (a mi más). De momento este pequeño adelanto. Una nueva manera de entender, una nueva manera de hacer. O eso pretendemos. No duden en suscribirse, hacerse fans o followers.

Les estamos esperando.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Adicciones cotidianas

Estoy enganchada a NOWNESS. En serio. Se ha introducido en mi rutina diaria y está empezando a ocupar un puesto tan importante como el del café con leche o incluso Twitter.

Para los que no sepan lo que es NOWNESS y piensen que me he vuelto definitiva e irremediablemente chiflada, se lo explico: NOWNESS es una página web detrás de la cual se encuentra el grupo LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton que, por si alguien tampoco lo sabe, se dedica a la industria del lujo. Si algo bueno hay que decir de él (del grupo, quiero decir) es que las cosas que hacen, las hacen muy bien. Y conscientes de que la construcción de la imagen de marca va más allá de contratar a celebrities para que lleven tus bolsos cuando fingen que llevan una vida normal y esa clase de cosas, han decidido crear una ¿revista? online que reúne lo último en moda y cultura.

El planteamiento es simple: cada día cuelgan un contenido realizado por alguno de los mejores fotógrafos, cineastas, diseñadores, artistas, etc del mundo. Una entrevista de varios minutos con Almodóvar, un adelanto del documental de Phoenix o un descarte de la película de Miranda July son algunas de las cosas que te puedes encontrar en NOWNESS. El lujo aplicado a la industria cultural y una excelente estrategia para dotar a sus marcas de una dimensión intelectual más allá del producto que comercializan. Y el dato que marca la diferencia es la elegancia (sumada a la calidad): tienes que buscar bastante para ver quién está detrás del proyecto y cuando lo encuentras, lo entiendes todo.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Y dale con las listas

Podría haber dedicado mi tiempo a expresar mi profundo pesar por el cierre de CNN+, el ERE de Cinco Días y el resto de desastres que se están produciendo en mi profesión, pero tal y como van las cosas corro el peligro de empezar a repetirme demasiado, así que sin más, pasaremos por alto el tema y nos dedicaremos a otro más agradable.

Y pocos más agradables que la lectura. Casi todos los años hago listas de las mejores canciones/discos/grupos del año, pero muy pocas veces comento los libros que he leído durante los últimos 12 meses. Con la aparición de Internet mi ritmo de lectura disminuyó notablemente, pero los libros siguen ocupando una parte importante de mi tiempo de ocio. Con un afán más recopilatorio que calificativo, os dejo con mi lista de libros del 2010 (¡OJO! no fueron publicados necesariamente en dicho año):

  • “Ella tan amada” de Melania G. Mazzucco. Biografía novelada de Annemarie Schwarzenbach, periodista, escritora, fotógrafa y sobre todo, aventurera suiza que a principios del SXX se atrevió a hacer, básicamente, lo que le dio la gana. La historia es tan fascinante que te la lees del tirón, aunque tenga un volumen de páginas considerable.
  • “El tiempo entre costuras” de María Dueñas. Sí, el libro que todo el mundo se leyó este año. La apasionante historia de la modista Sara Quiroga. La calidad de la trama es inversamente proporcional a la de la escritura de su autora, pero en cuanto empiezas no puedes parar de leer.
  • “El corazón es un cazador solitario” de Carson McCullers. Curiosamente Carson fue una de las amigas de Annemarie Schwarzenbach y compartió el mismo espíritu libre y talento para la escritura. No deja indiferente ni mucho menos y sin duda ha sido uno de mis libros del año.
  • “El lector” de Bernhard Schlink. El despertar sexual de un joven junto a una mujer madura que acaba extendiéndose a lo largo de los años y los acontecimientos. Literatura dentro de la literatura, hubo momentos tan emocionantes que me hicieron llorar en el metro.
  • “Yo” de Juanjo Sáez. Soy fan, muy fan de Juanjo Sáez. Soy fan cuando se mete con los modernos, con la industria editorial, con el sector de la música y con lo que haga falta. Pero soy más fan aún cuando se pone intimista e introspectivo. El libro que a muchos nos hubiese gustado firmar, sin duda.
  • “El aire de Chanel” de Paul Morand. Conversaciones entre Paul Morand y Coco Chanel, en los últimos años de vida de ella. Fumando y descargando furia por doquier, esencia de Chanel de la primera a la última página.
  • “Un hombre encantador” de Marian Keyes. El guilty pleasure de la lista. Posiblemente nadie te mire mal si eres un hombre y declaras públicamente que te gusta la lieratura de Nick Hornby, pero es bastante seguro que notes cómo ciertas personas te miran por encima del hombro si eres mujer y afirmas disfrutar con los libros de Marian Keyes. Y es que el chick lit tiene ejemplos bastante sonrojantes, pero ésta es una novela divertida, entretenida y bastante chispeante. Y a veces es hasta necesaria (y si Cortázar podía decir que le gustaba la mala literatura, pues mira…)
  • “Hilo musical” de Miqui Otero. Uno de los pocos autores nacionales de la lista. Y es que salvo “Hilo musical” pocos libros escritos por autores patrios que ha conseguido divertirme, entretenerme y emocionarme al mismo tiempo. Y sólo es su primera novela.
  • “Diario de un ama de casa desquiciada” de Sue Kaufman. La novela que Betty Draper hubiese escrito si hubiera tenido la oportunidad. Un ama de casa de Nueva York que en los años 50 decide empezar un diario para no acabar volviéndose loca del todo. Ácida y analítica, el libro es una delicia empezando por la portada.

Seguramente me esté olvidando de libros que me encantaron, de autores que me emocionaron y de historias que me marcaron, pero es el peligro que tienen las listas. Y los vuestros ¿Cuáles fueron?

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized