Horas de calor

SIESTAAl final ha llegado el verano a Barcelona, con ese calor pesado, húmedo y de constancia inquebrantable que te hace abandonar cualquier objetivo en la vida que no sea alcanzar la jubilación que nunca tendrás para poder disfrutar de una cómoda estancia en un hotel en Benidorm, pensión completa.

Sin embargo, la realidad dista bastante de dicha idealización y no hay más que dos opciones: luchar contra el aplatanamiento veraniego o abrazarlo como si del osito Mimosín se tratase. Por supuesto, mi balanza se inclina irremediablemente hacia el lado del entrañable oso corporativo y cuando mis obligaciones laborales me lo permiten dejo pasar el tiempo entre babeantes siestas cargadas de pereza, las páginas de Eloisa está debajo de un almendro (rescatado de la reciente visita a la casa de mis padres) de Jardiel Poncela y las risas incontrolables que me provoca, alguna serie y escuchar compulsivamente la lista de reproducción -que incluyo a continuación- mientras hago, básicamente, nada.

La pongo tantas veces al día que si fuese un vinilo estaría tan rayado como si fuese el preferido del gato del vecino, pero es que representa tan bien la esencia del verano que no encuentro nada mejor. Mucho más que cualquiera de esas fotos de pies con el mar de fondo que plagan Instagram, dónde va a parar. En ella salen un poco los de siempre y alguna reciente adquisición a la banda sonora de nuestras vidas como Tennis, Little Joy (súper favoritos) o el dueto de Adam Green & Binki Shapiro. Aquí está:

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s