Y aunque juré que nunca más

Una-Semana-en-el-Motor-de-un-AutobúsHay cosas que sólo se pueden explicar desde la emoción y el concierto del sábado de Los Planetas en el Primavera Sound es una de ellas. Para aquellos y aquellas que no tengan Una semana en el motor de un autobús entre sus discos de cabecera el concierto les habrá parecido una mierda, con un Jota colocado como siempre, cantando las canciones a su puta bola y sin vocalizar, con el sonido de los instrumentos demasiado alto y sin apenas espectáculo adyacente (cuatro frases ininteligibles de Jota al público entre canciones y ya). Pero los y las que estábamos sudando la gota gorda (fue uno de los pocos momentos en los que no pasamos frío) en las primeras filas, coreando hasta el “tatatatatá tatatatatatá” de Segundo Premio y dejándonos la voz en frases como “Porque seremos cientos por cada uno de los vuestros” no necesitábamos mucho más.

Jota encendiéndose un pitillo tras otro mientras desgranaba esa oda al odio desde el cariño que es ese disco que tantas veces ha sonado en las habitaciones de los indies despechados de este país desde hace 15 años (y que lo hará muchas más). Florent levantando su vaso lleno de lo que parecía ser agua, pero vete tú a saber, poniendo música a unas letras que iban dirigidas contra su propia persona (si él no hubiese sido un yonki sin remedio nunca hubiésemos vivido una noche como la del sábado, lo que es la vida), Eric y Banin construyendo esas atmósferas de ruido entre lo galáctico y lo ensordecedor y J. y yo celebrando nuestro cumpleaños por adelantado, en nuestra fiesta particular de cumpleaños total. “No será peor de lo que era, seguro que es mejor”. “Y aunque juré que nunca más voy a darme una fiesta por mi cumpleaños”, ni que los hubiésemos contratado nosotros para venir a Barcelona ese fin de semana. Hay cosas que sólo se pueden explicar desde la emoción y un concierto como ese es el claro ejemplo. O lo vives o no lo vives y a nosotros solo nos faltó llorar.

El cómo acabamos yendo al Primavera Sound después de habernos mentalizado de que no pisaríamos el Fòrum este fin de semana es otra historia digna de un post propio, así que me la voy a saltar y voy a resaltar otros buenos momentos (aunque nunca equiparables a lo de Los Planetas contado anteriormente) de la noche del sábado:

-Poner un pie en el recinto y apenas minutos después estar bailando Magic de Chucho tocada en directo. “Porque lo mejor de nuestra vida aún está por ocurrir”, himno dónde los haya. Casi sólo por ese momento todo mereció la pena.

-Las filipinas engoriladísimas y con un flow de aplauso dándolo todo a nuestro lado en el concierto de Wu-Tang Clan. La ristra interminable de chascarrillos que nos ha dado ese concierto no tiene precio.

-Ver amanecer mientras suena Did You Remember The First Time de Pulp y cuando aún se veía una luna como una castaña en el cielo fue un gran hit de la noche. Sin duda.

-Los dos personajes dignos de protagonizar una secuela de Supersalidos que gestionaban uno de los puestos de perritos calientes. Cuando el absurdo se cuela en la vida cotidiana es lo mejor del mundo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s