Pensamientos encadenados

Esta mañana mientras limpiaba (actividad que odio profundamente) se me cruzaron dos ideas que dieron lugar a otra, ligeramente perturbada, pero que me mantuvo entretenida. En realidad puede que esas dos ideas cruzadas fueran fruto también de otro pensamiento anterior que posiblemente viniese de la mano de otro previo y así ad infinitum. Limpiar y aburrirse mientras tanto dan lugar a este tipo de reflexiones.

El primero de ellos (acotaremos a los dos pensamientos y el tercero resultante para no aburrir a los ya de por sí escasos lectores de este blog) estaba relacionado con la entrevista que le hicimos esta semana que ya se acaba a Isabel Sucunza en Soviet Magazine. Isabel, para los que no la conozcan, es la autora de “La tienda y la vida” un libro basado en su experiencia como dependienta en una tienda de ropa masculina, literatura y otras reflexiones, publicado a raíz de su blog (editores, aquí les espero con los brazos abiertos: no se corten). En una de las inteligentísimas preguntas que le hicimos, le proponíamos que buscase banda sonora ideal para una tienda y ella habló de “Mi fracaso personal” de Astrud y de la imagen de un hombre probándose un traje para el cual no tiene dinero suficiente y la poesía de todo el asunto.

Sin saber muy bien cómo, ese pensamiento se enlazó en mi cabeza con aquella historia que me contaron una vez de cómo el FBI utilizó la canción “These Boots Are Made For Walking” de Nancy Sinatra para ejercer presión psicológica sobre la secta de los davinianos, atrincherados en un rancho y liderados por David Koresh. La canción dice “Estas botas están hechas para caminar/eso es justamente lo que harán/un día estas botas caminarán sobre ti” y se emitió en bucle intentando que los miembros de la secta abandonasen su fe y saliesen de la casa (al final tuvieron que entrar a por ellos).

Justo cuando andaba por esa línea de pensamiento y doblaba la ropa seca,  empezó a sonar “Déjame vivir con alegría” de Vainica Doble, grupo al que idolatro especialmente por sus letras irónicas y certeras, una auténtica guía filosófica para el día a día. Y ahí empezó un pensamiento en el que no sé cómo conseguía reunir a los banqueros, empresarios y políticos de este país en una sala cerrada en la que sonaba, una y otra vez “Déjame vivir con alegría” de Carmen Santonja y Gloria Van Aerssen hasta que entendiesen el mensaje, hasta que pidiesen clemencia presentando su dimisión y nos dejasen a todos en paz, viviendo con alegría.

Luego empezó a sonar “¿Por qué no te largas de aquí?” de Grupo de Expertos Solynieve y los pensamientos siguieron, pero eso ya lo cuento otro día.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s