Periodismo digno: es mi derecho y el tuyo también

Cuando yo empecé a trabajar -como becaria, pero ahí pringabas como el que más- las redacciones eran sitios ruidosos, divertidos, con humo, en los que te enterabas de cosas antes que nadie, en los que se vivían las noticias con intensidad. El periodista redactaba con ruido a su alrededor y no pasaba nada, los teléfonos sonaban, la gente entraba y salía a ruedas de prensa, a hablar con un vecino que denunciaba al Ayuntamiento, a hacer una entrevista a nosequién que había ganado un premio.

Está claro que yo era más joven y seguramente mucho más impresionable, pero no tengo dudas de que en pocos sitos me lo he pasado tan bien trabajando. Y sin duda, en pocos más he aprendido tanto como en aquel periódico. El buen recuerdo viene dado también porque encaja perfectamente con la idea que yo tenía de trabajar en un medio de comunicación. Era periodismo de verdad, el que aspiraba ejercer cuando estaba en aquela facultad de paredes grises.

Con el paso de los años fui cambiando de trabajos y paulatinamente las redacciones fueron haciéndose más silenciosas, desapareció el humo, la gente se levantaba de su puesto para hablar por el móvil, las ruedas de prensa se fueron sustituyendo por notas, se impuso el fichar al entrar y al salir, se esfumó la diversión. Las redacciones cada vez se parecía más a una oficina normal y corriente, con todo su aburrimiento y alienación y muy poco de todo lo demás.

Ahora casi no quedan ni redacciones y las que quedan están cada vez más vacías. Los periodistas hemos tragado con sueldos irrisorios, con condiciones laborales cada vez más precarias, con jefes que sólo sabían de dinero y muy poco información, con una sociedad adormecida que no es consciente de que le están quitando uno de los derechos básicos: el de estar bien informado.

Hoy es el Día de la Libertad de Prensa y pronunciar la frase en voz alta casi da ganas de reír. O de llorar. Y aún así, no me da la gana de creer que todo está perdido, me resisto a pensar que esta ha dejado de ser la mejor profesión del mundo. Que no te quiten tu derecho a la información. Que no nos quiten nuestra dignidad como profesionales. Reclamemos un periodismo digno.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s