Para periodistas

Hubo un tiempo en el que ser periodista era algo de lo que sentirse orgulloso. Hoy por hoy, el 2011 se despide ostentando el triste título de “año negro” de la profesión, con el cierre de otro periódico el día antes de Nochebuena ¡Felices fiestas!

Las colaboraciones no se pagan o se cobran mal y tarde, los sueldos se equiparan a la paga de los domingos de la adolescencia y los empresarios de los medios miran hacia otro lado buscando el brillo del vil metal. Profesionales de otros campos nos miran con condescendencia cuando pronunciamos el “yo soy periodista”, que empieza a ser mas una declaración de principios que la definición de un estado laboral. Nos miran con condescendencia ellos a nosotros porque ganan más, porque tienen seguridad, porque sus puestos se pronuncian en inglés. Porque nunca han sentido la emoción de ver su nombre firmando un reportaje, de hacer una entrevista que se convierte en un café con un amigo, de sentir que se está haciendo algo que merece la pena y no solo por generar más dinero.

El 2011 pasará a nuestras biografías como el año que muchos perdimos nuestros trabajos, como el año en el que vimos cómo nuestra carrera profesional se paraba por decisión de otros. Que no sea el año en el que murió la vocación, el año en que un especulador definió lo que llegarás a ser.

Como dice el protagonista del vídeo, yo también espero que el año que viene por estas fechas pueda seguir diciendo que soy periodista. Y espero que vosotros también.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s