Hoy contestas tú: Vicente Ferrer (entrevistas a periodistas)

1-Formación y experiencia laboral

Soy hijo de la titulitis: Licenciado en Periodismo por la Complutense (es la base), un poco de Filología Hispánica (la utopía), un Máster en Gestión Internacional de la Empresa (mi presente) y un Posgrado en Enseñanza de Español como Lengua extranjera (el supuesto as bajo la manga).

He trabajado en papel y web; nunca en radio o en televisión. Diversos medios (también free lance) y he sido desde becario hasta redactor jefe, pasando por co fundar una revista (de la que además estoy muy orgulloso: www.buffalozine.com) y hacer que tres portales web resurgieran del limbo con poco dinero y bien de trabajo.

2-¿Por qué decidiste hacerte periodista? ¿Vocación? ¿Ambición personal? ¿Locura transitoria?

Inconsciencia y sentido de la justicia. Quería ser reportero de guerra. En primero de carrera me matriculé en ‘Historia del Periodismo Corresponsal’ o algo parecido. La clases eran jueves y viernes a las 8 ó 9 de la mañana y asistí a más bien pocas. Eso resume, al menos, mis primeras andanzas en la universidad.

Por otro lado, siempre me gustó la idea de ser reportero, periodista o investigador. Digamos que siempre tuve y todavía tengo muy idealizada esta profesión.

3-¿Te ha dado alguna satisfacción el periodismo?

Muchas, muchas, muchas. Ahora que estoy en el lado oscuro –en mi caso hoy en día eso se traduce en trabajar por puritito dinero-, ni mi vida ni mi cerebro ni mis lecturas ni mis amistades son la mitad de interesantes de lo que una vez fueron. El periodismo ha hecho de mí lo que soy, y me gusta pensar que he disfrutado durante el proceso.

Gracias al periodismo, a ejercer la profesión, he conocido a muchos de mis amigos y a algunos grandes compañeros de trabajo. Con el tiempo, además, me reconozco más en otros periodistas (y me caen mejor: será la empatía o el amor propio). Tendemos a quejarnos por casi todo –a veces no es para menos-, pero de mantener una actitud crítica es mucho de lo que va esto.

4-¿Y disgustos?

No demasiados. Cuando trabajaba en una redacción solía quejarme de la responsabilidad por el poco dinero a cambio, y de la práctica obligación de llevarse el trabajo a casa (o cuando el periodista de turno se convierte en relaciones públicas: siempre). Hoy me doy cuenta de que eran relativas pamplinas.

5-¿Has trabajado gratis alguna vez o te has sentido idiota por algún trabajo que has hecho como periodista?

Sí. Ambas cosas. Por suerte, no he trabajado gratis en muchas ocasiones, y cuando lo hice fue casi siempre por gusto, así que de ahí no tengo muchas espinas clavadas. Me he sentido idiota, con el tiempo, por haber trabajado sin contrato, por ejemplo; o por haberme deslomado por una empresa sinsentido cuyo ídem ya había vislumbrado. A veces he pecado de hacer oídos sordos a la realidad y así confiado en proyectos cuyo fin estaba claro desde un principio.

6-¿Cuáles crees que son los principales problemas del periodismo actual? ¿Quién crees que tiene la culpa (empresarios, audiencia, los propios periodistas, intrusismo profesional)?

Culpar a la audiencia me parece lo último.
¿Es lícito culpar a la sociedad en su conjunto?

Intento concretar: la profesión ha cambiado una absoluta barbaridad en los últimos cuarenta o cincuenta años, tanto social como económicamente. Antes, un periodista era considerado como un especialista, un pequeño sabio, quizá, alguien crítico y sagaz. Hoy, pisar una facultad de Ciencias de la Información y decepcionarse es todo uno.

Hay menos dinero y, en general, más ganas de ganarlo rápidamente. Todavía veo proyectos editoriales que me entusiasman desde lejos, y esa es la parte que me gusta ver. La que no es la ingente cantidad de abusos: sueldos de risa cuando existen, falta de rigor, celeridad como factor clave sin tener en cuenta la calidad de lo escrito, diseñado y elaborado.

Una vez, cuando estaba en plena vorágine de lo que fue mi paso por el mundo free lance, un amigo (más mayor, más sabio) me hizo ver un poco de luz -que por aquel entonces no reconocí-: tanto mis principios como mis motivaciones le parecían bien, pero completó mi proyección de la realidad al recordarme el gran número de personas que harían el mismo trabajo que yo (o mejor) por menos o por nada de dinero. El periodismo, ésta era su tesis, es una profesión atractiva que, en determinados círculos, es muy apreciada para construir una envidiable vida social. Hay personas cuyas inquietudes o necesidades económicas están absolutamente cubiertas (por su pareja, su familia, por la lotería o por ellos mismos). Una vez resuelto eso: ¿Por qué no dedicarse a la tentadora labor de publicar en medios de comunicación -aunque sea gratis- y de conocer a personas influyentes, acudir a actos relevantes, etc. en una posición privilegiada?

Creo que el maltrato al periodista es demasiado recurrente, y que la competencia es apasionante y feroz.

7- ¿Te ves como periodista el resto de tu vida?

De una manera u otra, ojalá.

8-¿Te arrepientes de haberte hecho periodista? ¿Qué profesión habrías escogido en su lugar?

No, aunque me hubiera gustado ser otras tropecientas mil otras cosas. Quisiera ser profesor, escritor y traductor. También desarrollador de proyectos de cooperación y otras miles de historias filantrópicas. Últimamente quiero formar parte de una empresa monstruosa (de grande) en el departamento de Marketing Internacional y llevar a cabo proyectos delirantes y megalómanos. Eso, y trabajar en la ONU.

*No dejen de consultar el blog del entrevistado http://www.vincentferre.blogspot.com. No les defraudará.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s