Venga, a trabajar

Los redes sociales pueden servir para varias cosas, pero principalmente sirven para divertirse. Para divertirse y para cotillear claro, sobre todo si vives en España, dónde el chismorreo es deporte nacional, ni fútbol ni baloncesto ni historias. Obviamente también sirven para informarse, pero para eso también servían los medios tradicionales y no eran tan amenos, reconozcámoslo.

La diversión de las redes sociales se hace patente, al menos para mi, no en juegos de granjas y animalitos, ni en las fotos de borrachera etiquetadas a traición, ni en los vídeos de gatitos cayéndose en una bañera, no. El cachondeo auténtico se hace patente en noches como la de la emisión del primer capítulo de la serie “Felipe y Letizia” producida y emitida por Tele 5. Yo ni siquiera estaba viendo la televisión, porque ni siquiera tengo tele en casa, pero sí tengo Internet y tengo Twitter. Y estaba que echaba llamas. Porque por supuesto, a parte del chismorreo, en este país se nos da muy bien sacarle punta a todo y pitorrearnos hasta el dolor de barriga de algo que nos de pie a ello. Así que ni siquiera me hizo falta ver la serie para partirme de risa bien a gusto (teniendo en cuenta que además era a costa de la familia real, para qué queremos más).

Al día siguiente si vi fragmentos de la serie de marras y la verdad es que no me decepcionó: ese Rey en chándal, esa Reina hablando con acento francés, ese tono mongólico borbónico… en fin, esa colección de despropósitos que de sobra ya son conocidos por todos. Y me dio por pensar que a lo mejor los de Tele 5 lo habían hecho a posta, una especie de manifiesto a favor de la III República disfrazado de serie televisiva. El argumento no era del todo convincente ya que viniendo de la cadena que viene, es bastante improbable que se vayan a preocupar por cualquier tipo de cuestión social, hasta que me enteré de que el guión era de Joaquín Oristrell. Y ahí ya si que los ojos (de huevo) casi se me salen de las órbitas, porque Oristrell es el guionista de “Bajarse al moro”, de “Alegre ma non troppo”, de “El efecto mariposa” y de un montón de películas más que me hacen pensar que no todo el cine español es rancio y moralista. Así que la teoría de la conspiración no me pareció tan descabellada y hasta me atreví a pensar que alguien había tenido los huevos suficientes de hacer algo semejante, en la cara de todos, metiéndola doblada.

Si fue así o no puede que no lo lleguemos a saber nunca, pero que en una escena el Rey le diga al Príncipe: “Venga, a trabajar” es, como poco, sospechoso. Grande.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Venga, a trabajar

  1. Fue estupendo, yo ayer estuve viendola un rato y con el Twiter en marcha y me caían las lágrimas, y no en sentido figurado. ¡Me lo pasé pipa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s