El decorado

En ocasiones me gustaría poder escoger el decorado, así como si la vida fuese una teleserie y yo uno de los personajes (protagonista, claro, si soy la tía que se sienta en la mesa de al lado en el bar no podría escoger ni lo que me estoy tomando). Así, los días que estuviese alegre brillaría el sol y los días que estuviese mal humor caerían rayos y centellas. Nevaría justo cuando llegase a casa y tuviese un café caliente en la mano y la noche se extendería hasta que yo decidiese que dura la fiesta.

Sin embargo, la vida real no es como una teleserie y aunque el escenario que más le va a tu absurda gripe primaveral es un cielo gris, viento fuerte y lluvia repiqueteando en los cristales (sonido que tu escuchas desde tu camita calentita) en la vida real brilla el sol, hace calor y de la camita te olvidas, que tienes que ir a trabajar, pringada de mierda. Me siento como si a una de las protagonistas de una serie ñoña tipo “Anatomía de Grey” le hubiesen programado un cameo sorpresa en “Como conocí a vuestra madre” y en vez de vivir el drama que ella pretende, tuviese al lado a un tío vestido de traje diciéndole sandeces y risas enlatadas de fondo. No se si me explico, igual no.

Así que bueno, como tampoco tengo mucho más que hacer que quejarme (y creo que ahí ya estoy sobrepasando límites) me he puesto a pensar en canciones relacionadas con la enfermedad (no demasiado grave, claro), la medicina y los médicos en general. Si se os ocurren más, por favor, no dudéis.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “El decorado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s