The Hymn for Cigarettes

Dentro de poco tiempo los fumadores seremos oficialmente unos apestados. No podremos fumar en bares ni cafeterías ni en todos los sitios en los que no se podía fumar desde algún tiempo ya. Adiós al café con cigarrillo, a la copa con cigarro, a la conversación al amparo del humo de un bar, adiós.

Lo peor de todo esto no es que ya no pueda sacar un cigarrillo en un sitio que no sea mi casa o la calle, sino que esta ley les ha dado vía libre a los no-fumadores radicales a exponer sus razones como verdad universal, a tratarnos a los fumadores como si de terroristas sanguinarios se tratase, de ponernos de vuelta y media si se nos ocurre encender un cigarro, de mirarnos con mala cara, de despreciarnos. Porque la nueva ley les ha dado la razón y no sólo eso, sino que escudada en razones médicas ha dado un nuevo motivo a la ciudadanía para ponerse histérica: LA SALUD. Ahora se alinea (o se aliena, no se muy bien) en la misma categoría que LA SEGURIDAD y en realidad, las dos nacen del mismo padre EL MIEDO.

Póngase de los nervios con la posibilidad de que un terrorista haga volar su vida por los aires, de que nos invada un país malvado o de que su vecino se encienda un cigarro. Cómo si no se fuese a morir usted cualquier día, como si realmente cada minuto que pasa no fuese uno menos de vida, como si no hubiese otras maneras de matar. El miedo es un mecanismo de control como otro cualquiera, de hecho, quizás el más eficiente así que mientras ahora el terror se perfila en el tabaco, puede enfocar su miedo a un punto en concreto y no pensar en nada más. Cortina de humo, que se llama y en este caso le viene como un guante.

Pero volviendo al tema de la salud, ya que nos ponemos histéricos y radicales, vamos a ponernos en serio. Porque oiga, a ver si sólo se va a poder radicalizar usted, que no fuma. Con un cigarro en la mano, pienso: En España no se va a poder fumar en los bares. Unos bares en los que, reflexionemos a fondo ¿Qué se hace?:

1-Beber alcohol: Si, alcohol. Una cañita, unas gotas de coñac en el café, cubatas, vino tinto. En España hay una cultura de alcohol muy extendida y el alcohol provoca entre otras cosas, daños al hígado, en las células cerebrales, elevación de la presión sanguínea, miocarditis y demás enfermedades del corazón y puede provoca cáncer de estómago, laringe, esófago y páncreas. Entre otras cosas.

2-Tomar café: sólo, cortado con leche. En España se toma café constantemente, sustancia que puede aumentar el riesgo coronario, de úlcera de estómago, retención de líquidos, estrés.

3- Comer: Lo más seguro es que si va a comer usted a uno de los miles de bares españoles no coma nada precisamente sano. Pincho de tortilla, bocata de beicon, patatas bravas, huevos fritos, hasta la paella, todo estará cocinado con abundantes dosis de aceite, en el mejor de los casos de oliva y en el peor de los casos refinado de girasol, que habrá sido reutilizado incontables veces aumentando sus efectos nocivos para la salud, con la posibilidad de provocar cáncer. Si toma alimentos a la plancha le aseguramos que habrán estado cocinados con riquísima y letal grasa, que se le incrustará directamente en las arterias obstruyéndolas y elevando sus niveles de colesterol e hipertensión. Si va usted de sano y se pide una ensalada, lo más probable es que esta lleve maíz, que sin duda será transgénico, porque estamos en España y es el único país de la Unión Europea que permite el cultivo de este tipo de semillas, que además de quitarles la manera de ganarse el sustento a los campesinos (la cual es otra manera de matar), no se sabe cuáles son los efectos secundarios que producen en el cuerpo humano. Ah, la cerveza, el pan y la mitad de las cosas que consuma en ese bar (y en su casa) también serán transgénicas. Ala, que aproveche.

4-Tomar refrescos: Cualquier médico le recomendaría que se tomase una lata de Coca Cola, que lleva unas 10 cucharadas de azúcar blanca refinada (la cual sólo aporta calorías al organismo y casi ningún elemento nutritivo) y un ingrediente secreto, cuando le apetezca ¿A que sí? Y con esto me refiero a cualquier refresco de cualquier marca, incluidos los zumos.

Estos bares que antes tratamos son establecimientos de día, en los que todavía puede haber gente que se tome un agua mineral. Pero por favor ¿En una discoteca? ¿Alguien hace algo sano en una discoteca? ¿En España? Ah no, es que “cuando voy a una discoteca en la que se puede fumar luego el pelo y la ropa me huelen a tabaco”. Vayapordios, qué drama, no se cómo has podido vivir con eso hasta ahora.

No voy a entrar ya en otros temas como que la emisión de CO2 de la industria y la contaminación de las ciudades permitida por el señor Estado sea tan cancerígena como una cajetilla de tabaco al día ni muchas otras cosas perniciosas constantemente aumentan tus posibilidades de sufrir un cáncer, una enfermedad del corazón o cualquier otra cosa que te mate. No lo voy a hacer.

Pero basta ya de histeria y de hipocresía, que pensemos las cosas que nos meten en la cabeza día a día y que nos tragamos sin reflexionar y sobre todo, basta de comerle la olla a los demás. Y si te huele la camisa del Zara a tabaco, pues te jodes.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

5 Respuestas a “The Hymn for Cigarettes

  1. VANE

    Como embajadora de barrio del antihumo, no puedo negar que la noticia me cause indiferencia ya que no tendré que lidiar con todos esos insensatos que me echan el humo a la cara cada vez que me como uno de esos bocadillos de bacon bien lleno de grasas saturadas.
    Sin embargo, si me entristecen las prohibiciones sin sentido que van limitando nuestros actos, desde tocar la guitarra en la calle, a tender la ropa en el balcón, a tomar unas cervezas a la luz de la luna, patinar o jugar al balón en la plaza… o como en éste caso fumar en un bar, aunque no vea más que buenas consecuencias para mí, veo como se cortan las alas de una cultura de calle y de esos maravillosos sitios de reunión llamados bares.
    Spain is different.

  2. no me parece para tanto, yo sin duda lo voy a agradecer. Cuando fui a NY me encantó el hecho de que no se puediera fumar en los sitios, y mira la gente va a los bares igual y salen y son super modernos.

    tu argumentación de que el comer, el café o el alcohol también son malos (que lo son) se desmonta al momento, pues todo son cosas que uno consume sin que le afecte al de al lado, cosa que no pasa con el tabaco. con cariño te lo digo.

  3. Paco

    sí, sí, será muy sano todo eso que decís, pero y lo bien que queda el cigarro en la mano? y la cara que pones al soplar es super sexy

  4. Mery Lennon

    Bueno hoy es mi día número 27 sin fumar. La verdad es que no he querido dejarlo en ningún momento, yo era feliz fumando y no pensé en dejarlo en serio.
    Por eso mi experiencia es terrible: el tabaco me ha dejado a mí. Es increíble pero desde un catarrazo que tuve en navidades no he vuelto a fumar ni ganas que tengo de ello. No me lo explico.
    Y ahora es cierto que me jode que la ropa me apeste a tabaco y me gustaría que en los bares no se fumara. Al fin y al cabo en otros países de Europa no se permite o se acotan zonas (de verdad, no como aquí) y la gente es feliz.
    Pero lo del gobierno es una hipocresía como una casa, van a dejar de percibir impuestos por el tabaco???
    Yo creo que es una mala interpretación plantear la cuestión en términos de guerra fumadores vs. no fumadores ya que tendríamos que estar a la greña amigas con amigas, hermanas con hermanos, sobrinos con tías… cuando el verdadero culpable es el chiringuito gubernamental.

  5. Elias Arriero

    Somos, gracias a nuestra cultura, un pais de muy diversas ramas. Ya sea por el lenguaje, por la comida o por el folclore. Pero lo que nos une a todos es la cultura de bares. Podemos estar pasando por una crisis que dura ya un par de años (y los que nos quedan), podemos perder a un ser querido o sufrir un accidente que siempre terminaremos en un bar. Asi mismo, somos un pais de fumadores (muy a pesar de la gente que no ha probado este vicio pero que se entretiene con otros iguales o peores), somos un pais de alcoholofílicos y abusadores de estupefacientes (hay cocaina en el aire que respiramos en Madrid). Es decir, que no nos basta con oxidarnos de manera natural, ademas disfrutamos con el riesgo de un sinfin de enfermedades tanto físicas como mentales. La resaca de los no fumadores es el mismo sindrome de abstinencia que sufren los fumadores. Cierto es que el humo expelido afecta a todo aquel que tengamos a nuestro alrededor, pero no nos preocupamos, por ejemplo, de la cantidad de microondas que nos atraviesa el cerebro constantemente y que tarde o temprano nos puede crear un tumor. No he visto a nadie que se aparte cuando alguien está hablando por su telefono movil con wifi y 3G y mucho menos hay un proyecto de ley que prohiba su uso en lugares públicos. Cuando cruzas un paso de peatones, estas respirando todo el humo que sale del tubo de escape de los coches que esperan a que el semaforo se ponga en verde, y tampoco he visto que en el acuerdo de kyoto se pretenda regular la cantidad de CO2 que respiramos hasta niveles aceptables, solo lo han de reducir en un 5% a nivel global, o sea, de cada cien coches en todo el mundo, cinco no deben soltar ningun gas, una medida absurda. Concluyendo, como bien ha dicho Laespumadelosdias, el tema del tabaco en los bares y locales similares es una cortina de humo, otra porción de pan, otra sesión de circo con la que nos entretienen mientras se pasan los verdaderos problemas por el forro de sus bien asentados cojonazos y de paso se lucran con ellos. España es asi, es nuestra cultura de la fiesta la que atrae a los “guiris” y en ella está incluida la ventaja de poder fumar en un local, algo que está prohibido en la mayoría de paises europeos y estados norteamericanos. Ayer fué el botellon, hoy es el tabaco, mañana la ley Sinde y pasado volveremos a la censura en su máxima expresión. ¿Que democracia es esta en la que el ciudadano solo puede elegir quien decide por él?, nadie me ha preguntado que opino yo al respecto, al menos nadie que pueda influir en tamaña decisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s