¡Casa!

De vez en cuando está bien volver a casa. Y cuando digo a casa, no sólo me refiero a un lugar físico sino también a ese conjunto de referentes socio-culturales que también actúan como un hogar o más bien como aquel grito de ¡casa! que servía para ganar inmunidad en los juegos infantiles.

Así que grito ¡casa! y me planto en Oviedo, dónde en agosto tienes que ponerte una chaqueta por la noche porque refresca como en Barcelona en octubre y dónde huele a sidra y casi todo el mundo habla muy alto. Y dónde viven amiguinos que de repente te llaman para avisarte de que esa noche tocan Spiritualized gratis en Gijón y encima te llevan y te traen en coche y te dan cena, vino y buena conversación con la catedral asomándose por la ventana de la cocina.

Y yo que siempre ando con el no en la boca tengo que reconocer que Gijón mola. Porque además de ver a Spiritualized gratis -que a mi la verdad es que ni fu ni fa pero el concierto me moló bastante más que algunos a los que fui con grandes expectativas- me hizo encontrarme (o al menos darme la sensación de que iba a hacerlo) a gente a la que hacía tiempo que no veía. Y volver a vivir lo bueno del verano en Asturias, que va desde el atardecer en Cimavilla hasta imágenes como la del grupo de 3 señoras con sus lacados y su tercera edad viendo a Spiritualized, porque ¡bah, total ye gratis!.

Hay sensaciones que no se pueden verbalizar porque son eso, sensaciones y de poco sirve intentar explicar que las vueltas a Asturias siempre suponen un reencuentro con lo que me gustaba cuando vivía aquí y tenía 17 años, porque tampoco se exactamente que era eso que me gustaba, pero tiene mucho que ver con la música, el ambiente, cierto tipo de gente y un sentido del humor difícil de encontrar fuera de aquí. O que sin más, gritas ¡casa! y es verdad.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “¡Casa!

  1. amicideivale

    pues grito ¡casa! y muy alto y probablemente te llame a la hora de comer 5 minutillos q sta noche tengo una movida q no sé cómo llevar…
    mua!

  2. Marta

    jodeeerr… soy yo.

  3. porlatangente

    Gracias por el post. Mira por donde que mis mejores recuerdos de infancia son de Avilés porque la mitad de mi familia es asturiana y a veces lo echo muchísimo de menos. Ir en skate con los primos, a la tiendina, al pradito, a Salinas… El olor del puerto, las fábricas y el cucho. Y los ¡ay niñana… o rapazuca! Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s