Rompepistas, adolescencia con botas

Que a mi me gusta el trabajo de Kiko Amat no es ningún secreto. Me he encargado de dejarlo claro cada vez que he creído conveniente bien fuese aquí, en conversaciones como amigos, en algún que otro trabajo académico y en general, cada vez que tengo la ocasión.

Me acabo de terminar “Rompepistas” su tercera novela y también el tercer libro suyo que me he leído. Y me ha gustado, sí. Me ha gustado mucho, más que “El día que me vaya…” aunque menos que “Cosas que hacen BUM”, que hasta ahora es mi preferido. Quizás la única pega que le ponga a “Rompepistas” es una cierta idealización de una época (la adolescencia) que si bien todos llegamos a idealizar -algunos porque nunca llegamos a salir del todo de ella- en el libro llega a hacerse un poco irritante.

Por lo demás, consigo identificarme con alguno de los sentimientos del protagonista. Y hablo de esos sentimientos generales que quién más y quién menos ha vivido a los 17 años, ese sentimiento de la amistad como lo más importante de la vida, los primeros enamoramientos que siempre son para siempre y luego ya ves tú, ese tira y afloja con los padres, el pensar que tiene que haber algo más que lo que conoces, no elegir irse, sino más bien elegir no quedarse.

Y bueno, idealizaciones y demás sentimientos grandilocuentes a parte, la novela tiene ritmo, es divertida y se lee del tirón. Le coges cariño a los personajes, con todas sus imperfecciones tan reales como si les hubieses conocido y seguramente sí, aunque con otros nombres. Y la referencia a la música, importante como en todas las novelas del autor, que siempre le da un valor añadido a la narración.

En “Rompepistas” además, junto a los agradecimientos del final se incluyen dos listas, una de los discos escuchados mientras se escribía la novela y otra titulada “La balada de los chicos con botas” (cara A y B), que enumera las canciones que escuchan los protagonistas. Aquí, algunas:

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “Rompepistas, adolescencia con botas

  1. txe

    grandes temas, sí señor, quién no ha disfrutado de Kortatu en la adolescencia. Eran como los Jonas Brothers de eso que se ha venido a llamar los anti-sistema.

    Precisamente anoche, en la duermevela, pen´se en escribir sobre “El día que ma vaya no se lo diré a nadie” y las dos cosas del libro que más me llamaron la atención: el concepto de las “estoylocas” y la historia de que la ex del prota (Octavio?) era la voz de megafonía del metro y que, por tanto, siempre le perseguía. Próxima estación….

    ¿Qué planes tienes por madrid? ¿Saldrás de noche?

  2. Gracias por la recomendación, y enhorabuena por tu estilo…yo no disfruté de kortatu 😦

  3. Eoeoeoeo estos vídeos son mi onda!
    : )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s