Todo son señales

Aunque parezca que hemos estado hasta ahora de vacaciones, nada más lejos de la realidad. Volver, volvimos el lunes, porque más que unas vacaciones, fue una escapada rapidita de la vorágine que empuja nuestra realidad.

Mirando atrás con alegría. Hemos estado en Valencia, una ciudad infinitamente más punk de lo que yo pensaba. Suele suceder que en los sitios más fachas la erupción punkarra sea más virulenta y por lo visto en Valencia se cumple la premisa, aunque eso si, súper limpios los punkies: estuve en la okupa con los baños más limpios de España y sobretodo teniendo en cuenta que se acababa de celebrar un festival de hardcore. También pudimos comprobar que de la ruta del bakalao siguen quedando algunos signos bastante palpables, incluido el mejor que tuvo: la fiesta. Qué ganas de salir, qué empeño, con qué dedicación sale la gente por la noche en Valencia. Nos llevaron a uno de los mejores bares del territorio nacional, el Magazine, un agujero donde te puedes pasar la noche bailando surf, garage y otros géneros musicales deliciosos sin tregua para tus pies. Apunten en sus agendas.

No todo fue fiesta y underground, también nos paseamos por el recorrido turístico oficial, casco histórico y delirios calatravescos incluidos, pero esas anécdotas son siempre menos emocionantes. Sólo me gustaría recalcar que las autoridades pertinentes, a las que tanto les gusta contratar a Calatrava para que haga cosas gigantes sin sentido en sus ciudades (especialmente si son del PP), deberían avisar que el famoso color blanco de sus edificios puede destrozar cualquier retina bajo el sol.

Y aunque volver de vacaciones siempre cuesta y dan ganas de llorar mamánoquieroiralcolegio, podría haber sido peor. Sobre todo, porque nos encanta hacer entrevistas y más aún cuando son a gente encantadora (próximamente, permanezcan atentos a sus pantallas). Y sin revelar nada más y diciéndolo todo, a la vuelta también nos esperaba la nueva estrategia comercial de la industria discográfica diseñada para poner los dientes largos a los aficionados paupérrimos: el disco recopilatorio de singles de Los Planetas acompañado por un libro de 42 páginas firmado por Juanjo Sáez en el que habla de dichas canciones, de manera bastante personal. Y una canción nueva, también. Los Planetas vuelven al estudio (otra vez más).

Antes de irnos, mención especial a un nuevo habitante del cielo del pop, que una vez actuó precisamente en el Magazine: Sky Saxon, cantante de The Seeds, cuya muerte ha pasado desapercibida mediáticamente, sepultada por la avalancha informativa que produjo el fallecimiento de Jacko Jackson. Un año triste para la cultura.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Todo son señales

  1. porterodelantero

    ¿Te metiste en una casa okupa? Oh, dios, eres más wildside de lo que pensaba. Yo no me meto en un sitio así ni loco… desde fuera, siempre me recuerdan a los trenes de la bruja de las ferias de los gitanos. Además, dicen que puedes salir siendo drogoadicto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s