Aquello de darse el lujo

Leo con un estupor que peca de inocencia que la crisis ha conseguido hundir a Christian Lacroix, última maison establecida bajo las normas de la alta costura. La compañía ha pedido protección judicial ante los acreedores y la industria del lujo se resquebraja peligrosamente, con todas las grandes marcas del sector haciendo cuentas y pensando si no será Lacroix la primera de una larga lista.

La noticia produce sentimientos encontrados o bueno, más bien, a mi me los produce. Porque por una parte no puedo dejar de pensar que ya está, que de verdad esta crisis de mierda que nos hace vivir con esta angustia latente y molesta va a tener consecuencias reales y va a hacer que algunas cosas cambien de verdad. Que se acabó el lujo para ti y la precariedad para mi, que los tiempos en los que el lujo, el superlujo (entendido de manera clásica y en su vertiente económica, no hablo de “tiempo para mi” o “disfrutar de los demás”, hablo de yates, de perfumes, de joyas, de alta costura, toda la pesca) se acabará o por lo menos, tendrá que empezar a pensarse de otra manera, cambiando la estructura del sistema de la moda por completo dando lugar a nuevas oportunidades y maneras de hacer. Un sentimiento parecido al que produce la abdicación de un rey o el estallido de una revolución que nunca he vivido pero me quiero imaginar.

Sin embargo, la otra cara de la moneda, la dualidad que produce el interés, la fascinación por la moda (y no sólo por sus productos, que también, sino por el poder sociológico y económico que posee) hace que sienta algo parecido a la pena con el hundimiento de Lacroix. Porque ya no es que peligre una parte de la industria que da trabajo a una gran cantidad de personas, sino que se acaba una parte del ideario aspiracional colectivo. Y no es que yo sueñe con tener un yate o un bolso de Vuitton, pero un alto porcentaje de la cultura que he consumido desde que tengo uso de razón, bien fuesen películas, libros, arte o hasta música reflejaban ese mundo de ensueño en el que los disgustos se curaban con diamantes y gin tonics. Por algo se iba Holly Golightly a desayunar al escaparate de Tiffany’s, lo mismo por lo que todas las protagonistas de los cuentos de hadas son princesas o llegan a serlo.

Pero por mi parte, a un día de poner un pie en la edad en la que se empieza a estar “más cerca de los 30 que de los 20” (¡glups!) pase lo que pase, seguiré conformándome con verlo en fotos. Y esperando con curiosidad a ver que pasa, claro ¿aires de cambio?

Y a lo mejor ya estoy empezando a ser demasiado mayor para canciones tan planeteras, pero la tengo en modo repeat. ¡Y sale Vero!

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Aquello de darse el lujo

  1. Marta

    Me ha prestao mucho tu entrada de hoy nena, peli y estética fetiche, debilidad x los vestidos de Lacroix y cada vez que veo al Vilallonga en la peli me descojono.
    Sinceramente no creo q la industria del lujo se vaya a ir a pique, q hay mucha gente con mucha mucha pasta (te lo dice la que pasa con la bici cada día por delante del 4 seasons de Ginebra), pero al parecer un pisito en la riviera es mejor inversión que un Lacroix.
    Nudo en el estómago de estar más cerca de los 30 que de los 20?? bienvenida al club granuja, disfruta de tu día de juventud…
    y… pregunta!! qué canción q suena en la pasarela????(minuto 1:57) me lleva persiguiendo un par de semanas y no sé quién es!!
    :·*

  2. txe

    el rey abdicará en un par de años y no creo que se la gran inflexión histórica… Respecto a Lacroix… pues me parece muy bien ¿no? si lo que cae es el ‘superlujo’: la fetichización icónica de la riqueza. (wow!)

    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s