Veneno del bueno

No tengo pinta de que me guste Kiko Veneno, ni por aspecto (es así) ni por el resto de grupos que conforman la lista de mis filias musicales. No soy aficionada al flamenco ni demasiado la rumba, los cantautores fueron parte de otra época que pocas veces recupero y el buenrollismo piesnegros suele provocarme más muecas de tedio que sonrisas.

Pero recuerdo el final de un verano hace ya unos cuantos años en la terraza de un piso de Cuatro Caminos en Madrid en el que viví 4 días por casualidad con gente a la que ya hace mucho tiempo que no veo. Y me vislumbro rodeada de apuntes a los que no había prestado la atención que debía ni de lejos y sin embargo éramos felices de aquella manera en que lo éramos sin darnos cuenta y fumábamos y sonaba Kiko Veneno en ese atardecer que sólo se ve en Madrid y qué buenos ratos.

Y recuerdo un salón lleno de gente también en Madrid, con botellas de cerveza que se vacían a ritmos vertiginosos y muchas risas y voces altas y mil historias y humo, siempre mucho humo y de fondo Kiko Veneno, con esa facilidad suya para conciliar los gustos de todos y mira que era difícil. Y mucho antes, en aquel bar de Oviedo donde se jugaba al ajedrez y a otras cosas, con nombre felino y sofás y aquella camarera que no se si sigue, creo que no, que ponía a Kiko Veneno cada dos por tres y nosotros nos hacíamos los mayores y arreglábamos el mundo antes de volver a casa a las 10.

Así que bueno, ahora también recordaré que un día de San Jordi le vimos en la “Luz de Gas” y nos cobraron 7 euros por una cerveza, pero apenas se nos había pasado el estupor salió Kiko y que viejito nos pareció que estaba y que patada en el culo nos dio luego, con esos bailes y esa energía que se marcaba. Y qué temazos, qué piel de gallina con “Palabras para Julia”, qué bien sonó y qué bien nos cayó. Porque es majo, majo, majísimo. Y para rizar el rizo, una de las frases pilladas al vuelo en el concierto que nos llegó al alma y nos la vamos a tatuar, imprimir en camisetas y lo que haga falta: “Por qué en vez de buscar venganza, aprendes a buscarte la vida”. Pues eso.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “Veneno del bueno

  1. chasingalmacigas

    y recuerdas a helenina? porque para mi kiko veneno siempre irá unido a helenina…

  2. Pues yo creo que nunca escuché a Kiko en el gato (supongo que ese será el bar, no?), y pocas veces fuera de él. Así que voy a darle una segunda oportunidad!
    😉

  3. joer, lo unico malo serán los 7 pavos…saludos Carmen q ayer nos enclaustramos a ver una peli y no nos despedimos! otro dia una birra en la calle! Vero

  4. por cierto, me gusta tu mezcla de ideas, musica e imagen, mola el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s