Lo de siempre, goodbye, welcome

Se va el 2008 y habrá quien le despida diciéndole adiós con la manita y otro tirándole uvazos con rabia. Dependerá de cómo nos haya ido, pero al final los años no son ni buenos ni malos y de todo se saca algo, o por lo menos eso quiero pensar. De lo malo, de la gente que te decepciona, a la que decepcionas tú, de las noticias terribles y las liadas más pardas queda la lección del “no lo volveré hacer” y la del “que te den”, valiosas donde las haya. Y si hace falta, hasta me lo tatúo, pero nunca llovió que no parase, aunque haya a quién hasta le joda.

De lo bueno, pues eso, lo bueno. La amistad, que a diferencia del amor, sí es posible a distancia por mucho tiempo; las redes sólidas que se extienden si es necesario por todo el mundo; los reencuentros siempre esperados hoy aquí y mañana allí; ser un equipo que se enfrenta a lo que haga falta; los nuevos proyectos que nacen envueltos en humo e impulsados por las ganas de hacer algo grande, sea como sea; los viajes; los nuevos amigos, los de toda la vida; el movimiento, la evolución constante y las cosas que no cambian porque no tienen que hacerlo; toda esa música, todos esos libros; llorar en el cine y reír en el bar; la ironía, siempre tan necesaria; tenerte a ti de cómplice, de partenaire, de compañero y de todo; que la realidad parezca a veces escrita por Berlanga; el absurdo, siempre a la vuelta de la esquina; el poder de reconfortar que tienen ciertas cosas, algunas tan banales.

Y al 2009 tampoco le pido nada más que alguna tontería, como que siga sin importarme si esto o aquello va a dar dinero, seguir haciendo las cosas porque creo en ellas y creo en la gente que está detrás, porque total “Carmen, llevamos tanto tiempo en crisis que qué más nos da”. Y aunque tengamos que tirar de ellos como mulas, que las cosas salgan, keep it underground, do it yourself y todo eso que nos fascina y en cierta manera, nos alimenta. Y que los que me importan sigan ahí. Por lo demás, que la vida nos de lo que quiera darnos, ya nos encargaremos nosotros de sacarle la puntilla.

Estas son las últimas cursiladas que me permito en 2008, hay que ver como nos ponen estas fechas. ¡Feliz año nuevo!

P.d: una curiosidad al hilo del absurdo siempre a la vuelta de la esquina. El otro día recibí un e-mail felicitando las fiestas de parte de una agencia de comunicación que terminaba diciendo:  “¡Y que el 2009 pase rápido!”, lo que me dejó perpleja. ¿Se supone que tiene que ser bueno? ¿se refería a la crisis? ¿no sabían que decir? ¿qué fue del clásico “¡feliz año!”?

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Lo de siempre, goodbye, welcome

  1. txe

    el 2009 será igual o peor. Se referían a la crisis, eso está diáfanamente claro. Por lo pronto aún queda algún cartucho de éste. Mañana temblarán la calles. O puede que al final no, como todas las nocheviejas, pero es la esperanza que siempre nos queda ahora que ya no creemos en los reyes (magos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s