Archivo mensual: marzo 2010

El decorado

En ocasiones me gustaría poder escoger el decorado, así como si la vida fuese una teleserie y yo uno de los personajes (protagonista, claro, si soy la tía que se sienta en la mesa de al lado en el bar no podría escoger ni lo que me estoy tomando). Así, los días que estuviese alegre brillaría el sol y los días que estuviese mal humor caerían rayos y centellas. Nevaría justo cuando llegase a casa y tuviese un café caliente en la mano y la noche se extendería hasta que yo decidiese que dura la fiesta.

Sin embargo, la vida real no es como una teleserie y aunque el escenario que más le va a tu absurda gripe primaveral es un cielo gris, viento fuerte y lluvia repiqueteando en los cristales (sonido que tu escuchas desde tu camita calentita) en la vida real brilla el sol, hace calor y de la camita te olvidas, que tienes que ir a trabajar, pringada de mierda. Me siento como si a una de las protagonistas de una serie ñoña tipo “Anatomía de Grey” le hubiesen programado un cameo sorpresa en “Como conocí a vuestra madre” y en vez de vivir el drama que ella pretende, tuviese al lado a un tío vestido de traje diciéndole sandeces y risas enlatadas de fondo. No se si me explico, igual no.

Así que bueno, como tampoco tengo mucho más que hacer que quejarme (y creo que ahí ya estoy sobrepasando límites) me he puesto a pensar en canciones relacionadas con la enfermedad (no demasiado grave, claro), la medicina y los médicos en general. Si se os ocurren más, por favor, no dudéis.

1 Comentario

Archivado bajo Uncategorized

I love to Boogie

Mientras espero a que suene la señal de “nuevo mensaje” en mi móvil anunciando que mi cuenta bancaria ha recibido un ingreso y que yo he pasado de paupérrima a sólo pobretona, pienso en planes. Planes vitales, importantes, livianos, meras listas de la compra, arquitecturas estructurales, planes de todo tipo. Y aunque algunos pongan el cuerpo en alerta y la mente a mil revoluciones, todos son escogidos y sarna con gusto no pica.

Un, dos, tres: toma aliento. Un, dos, tres: coge carrerilla. Un, dos, tres ¡salta!

Y los planes, por seguir con el tema, tienen la característica general de estimular el intelecto y sobre todo, poner de buen humor. La banda sonora tiene que ser adecuada, así que olvidando que es lunes (y que, por cierto, el móvil no suena), canciones buenhumoradas.


(No me la puedo quitar de la cabeza)

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Corazón retrocontento

Marisol, una de las mujeres más guapas y más modernas de nuestro país, cantaba en 1968 ese temón incontestable que es “Corazón Contento” y yo lo pongo ahora porque cada vez que lo escucho me maravillo de lo que molan tanto la canción como sus vestidos. Por supuesto, como casi todas las niñas españolas, era una fantotal de Marisol, me veía todas las películas que repetían sin descanso en las sobremesas de TVE1 los fines de semana e incluso imitaba el temblor de boca que le daba a la chavala cuando hacía sus gorgoritos. Los estilismos sesenteros de las películas me encantaban y mi mente infantil no era capaz de que aquellas películas eran de un cursi y un retrógrado insoportable, me tenían fascinada (algo de ea cursilería se quedó grabado a fuego en una parte oscura de mi cerebro).

Hoy, cuando la canción suena en un bar o alguien la pone en una fiesta lo doy todo. Otros de la época que me hacen convertirme en una Woo girl son Los Bravos, los verdaderos mods españoles. Me gustan la mayoría de sus canciones, pero no entiendo por qué este no se convirtió en un himno generacional sobrepasando a Black is Black. Mis pies se mueven solos cuando la escuchan (al loro con el abrigo de pieles y las pintas en general de Mike Kennedy y a los bailarines vestidos de cumbia ?¿?¿?)

INCISO: me acabo de enterar (si, así a tiempo real) leyendo los comentarios de Youtube (algo que mejor no hagáis nunca) que Ricky Martin ha tenido el valor de perpetrar una versión de la anterior canción de Los Bravos. Me ha dejado temblando y me he quedado sin palabras.

Otros que me encantan pero descubrí más tarde porque no se hallaban entre la discografía de mis padres son Lone Star que tienen ese temazo incontestable que es “Mi calle”. Con ellos y con Los Salvajes, unos de mis preferidísimos, os dejo. Buen fin de semana (despedida tipo telediario).

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Humor de lunes

Después de muchos años escuchando grupos españoles pasé una temporada en la que me parecía que la música que se hacía en este país era fea, repetitiva y sosa en general. Salvo contadas excepciones me aburría soberanamente. Lory Meyers me parecían una versión regulera de Los Planetas, Love of lesbian me parecían una broma de mal gusto y lo de Vetusta Morla me dejaba sin palabras tal era mi indignación. No sigo porque luego se me acusa de rancia y de que no me gusta nada, pero de verdad no me podía explicar por qué a la gente le gustaban fraudes como La Bien Querida (¿qué nombre es ese?) o la pesadísima Russian Red (y no entraré en esa especie de movimiento de “Música hecha por chicas”. Para eso ya está El País con artículos como el del pasado domingo ¿Underground? Por favor, un poco de seriedad).

Obviamente y como decía más arriba, había excepciones contadas pero salvadoras: Montañas, Chiquita y Chatarra, Sibyl Vane y después Centella, Wau y los Arrrghs! me permitieron seguir escuchando música en castellano sin provocarme ganas de escribir un manifiesto por el fin de la música hecha en nuestro país. En este saco merecen ir Los Punsetes, grupo al que he tardado en descubrir precisamente por mi desgana ante la música nacional. Letras ácidas, voz de chica no empalagosa ni cursi, diversión. Me recuerdan ligeramente a aquellos TCR de “Sangre en el Apolo” y si bien no creo que se conviertan en mi grupo preferido, suponen un agradable revulsivo.

¡Ah! Y hoy por ser lunes os voy a contar un chiste: he leído por ahí una propuesta para que Oviedo sea capital europea de la cultura 2016. Jjejejejejeje ¿Cultura? jajajjajajajajajjaa. Por dios, la gente tiene cada cosa, qué humor. Estaría guay que le diesen el título o lo que sea a una ciudad cuyo Ayuntamiento prohibió los conciertos en las salas de la ciudad durante bastante tiempo y dónde el concepto de cultura que tienen los responsables de la gestión institucional de la misma es una Zarzuela y una obra de teatro de Arturo Fernández al año. Totalmente a favor, claro que sí.

Buen lunes.

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Alegrías en invierno

Después de la nevada llega la calma. O no. Pero mientras seguimos esperando a que suban las temperaturas y podamos dejar de ir encogidos por la calle, pegándonos a los edificios para que el aire no nos cause el efecto de mil cuchillas en nuestra piel, llegan adelantos primaverales.

El primero es el nuevo vídeo de los un tanto relamidos She & Him, que estarán actuando en Barcelona el próximo 27 de abril. Deschanel sale monísima, como siempre, reafirmando su estatus de icono del indie mientras protagoniza una especie de película musical adolescente.

Y el segundo es esta alegría de versión de “Picture Book” de The Kinks que se marcan Young Fresh Fellows. Da ganas de quitarse el abrigo y la bufanda y ponerse las chanclas. Verano ven ya, por favor.

1 Comentario

Archivado bajo Uncategorized

Y nevó

Después de pasar el fin de semana en Ginebra, con un viento que helaba los pulmones y congelaba las arrugas, me subí el domingo en el avión fantaseando con brisas cálidas, cielos radiantes y soles ardientes en una primavera idílica como sólo puede serlo en la mente de una y a veces, en Barcelona. Sin embargo lo que me encontré al llegar a la Condal fue un cielo gris plomizo, lluvia y un frío desesperanzador, como si me hubiese equivocado y en vez de volver a mi casa actual hubiese vuelto a la de cuando tenía 16 años y vivía en Asturias.

Sin embargo pensé que no pasaría de la lluvia que repiqueteaba contra las ventanas y cuando hoy empecé a ver caer los copos de nieve no me inmuté demasiado, pensando que sería algo sin importancia. Pero al final nevó y durante un tiempo todos dejamos de hacer lo que estábamos haciendo y nos pusimos en la ventana a ver cómo todo se teñía de blanco. A mi no me gusta la nieve, porque no me gusta el invierno y tengo poca tolerancia al frío, prefiero mil veces sorprenderme un día porque ha llegado la primavera sin darnos cuenta, pero he de reconocer que la nieve ha dado un matiz extraordinario a este lunes que de otra manera, sólo hubiese sido el día después de un fin de semana divertidísimo.

Y como el tema del día, al menos por aquí, ha sido la nieve nos guste o no, pues con él nos quedamos.

1 Comentario

Archivado bajo Uncategorized