Archivo mensual: abril 2009

Cajón de Sastre

Una de las partes más divertidas (al menos para la que escribe) de empezar proyectos nuevos, es la cantidad de sorpresas que te vas encontrando en el proceso de documentación. Comparto con Cube el miedo a que Internet desaparezca para siempre porque eso significaría que nos quedaríamos sin poder acceder a este pozo insondable (¿dónde acaba, dónde está?) de información y entretenimiento . Sin mucho más, cosas que me gustaron:

scarlettscarlettscarlett

Scarlett Johanson animada

(¡Atención a los tacones!)

(Colección de Erin Fetherston otoño/invierno 2006)

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Hacer de todo sin saber de nada

“Aprendiz de todo, maestro de nada”. El refranero español tiene la irritante característica de dar en el clavo la mayoría de las veces (también tiene otra muy divertida que consiste en que a cualquier refrán puedes ponerle las frases “por la cara” y “por el culo” al principio y final y encajarán perfectamente. Por ejemplo: “En casa del herrero por la cara cuchillo de palo por el culo”. Probad, ya veréis, es muy divertido).

Pero bueno, en lo del aprendiz andábamos el otro día hablando de no se qué idea loca de hacerse poeta que se le había ocurrido a mi compañero de batallas. Y hablando nos dimos cuenta de que hacer, hacemos (casi) de todo: tú tocas la guitarra, yo dibujo, tu patinas, yo tejo, hacemos plantillas, camisetas, escribimos, tiramos fotos… pero nunca del todo bien o por lo menos de manera profesional (menos alguna como escribir, que con esa si nos mal ganamos la vida). A lo que me refiero es a que sufrimos el mal de la atención dispersa, también conocido como el “síndrome del culo inquieto” que nos hace cegarnos a temporadas con ciertas actividades hasta que se nos pone delante de los ojos otra más divertida o novedosa y abandonamos la anterior hasta que la volvemos a recuperar en un futuro, cuando nos hayamos aburrido de la que un día fue nueva.

Sin embargo, hay gente que es capaz de sacarle todo el partido a su atención dispersa y consigue hacer bien casi todo lo que se propone, como si fuesen descendientes directos de Da Vinci, tocan diversos palos de la creación y ya sea a través de la música, la fotografía o el teatro, por ejemplo, consiguen buenos resultados en todos ellos. Un buena muestra de esto que acabo de exponer hace un momento es Miranda July, una “artista, música, escritora, actriz y directora de cine” que acaba de publicar en España “Nadie es más de aquí que tú”, un libro de relatos que ha cosechado el éxito en otros países en los que se ha publicado previamente (como siempre).

Pero la July, además de ser “la mejor amiga del instituto” de Johanna Fateman (Le Tigre) y haber grabado un par de discos con The Need, también ha rodado la película “Me and you and everyone we know”, que ganó la Cámara de Oro en Cannes en 2005. Y por si fuera poco también hace performances, ha grabado alguno de los cortos que más me ha gustado últimamente y no para de emprender nuevos proyectos con una energía y una capacidad digna de admiración. Si algún día llego a canalizar la mitad que bien todo ese ímpetu e irregulares afanes creativos me daré con un canto en los dientes, aunque por el momento se intenta.

Algunos de los trabajos de Miranda:

Y por último, ha muerto el periodista Javier Ortíz, adelantado hasta a su propia muerte: dejó escrito su propio obituario. Hasta Jamaica.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Veneno del bueno

No tengo pinta de que me guste Kiko Veneno, ni por aspecto (es así) ni por el resto de grupos que conforman la lista de mis filias musicales. No soy aficionada al flamenco ni demasiado la rumba, los cantautores fueron parte de otra época que pocas veces recupero y el buenrollismo piesnegros suele provocarme más muecas de tedio que sonrisas.

Pero recuerdo el final de un verano hace ya unos cuantos años en la terraza de un piso de Cuatro Caminos en Madrid en el que viví 4 días por casualidad con gente a la que ya hace mucho tiempo que no veo. Y me vislumbro rodeada de apuntes a los que no había prestado la atención que debía ni de lejos y sin embargo éramos felices de aquella manera en que lo éramos sin darnos cuenta y fumábamos y sonaba Kiko Veneno en ese atardecer que sólo se ve en Madrid y qué buenos ratos.

Y recuerdo un salón lleno de gente también en Madrid, con botellas de cerveza que se vacían a ritmos vertiginosos y muchas risas y voces altas y mil historias y humo, siempre mucho humo y de fondo Kiko Veneno, con esa facilidad suya para conciliar los gustos de todos y mira que era difícil. Y mucho antes, en aquel bar de Oviedo donde se jugaba al ajedrez y a otras cosas, con nombre felino y sofás y aquella camarera que no se si sigue, creo que no, que ponía a Kiko Veneno cada dos por tres y nosotros nos hacíamos los mayores y arreglábamos el mundo antes de volver a casa a las 10.

Así que bueno, ahora también recordaré que un día de San Jordi le vimos en la “Luz de Gas” y nos cobraron 7 euros por una cerveza, pero apenas se nos había pasado el estupor salió Kiko y que viejito nos pareció que estaba y que patada en el culo nos dio luego, con esos bailes y esa energía que se marcaba. Y qué temazos, qué piel de gallina con “Palabras para Julia”, qué bien sonó y qué bien nos cayó. Porque es majo, majo, majísimo. Y para rizar el rizo, una de las frases pilladas al vuelo en el concierto que nos llegó al alma y nos la vamos a tatuar, imprimir en camisetas y lo que haga falta: “Por qué en vez de buscar venganza, aprendes a buscarte la vida”. Pues eso.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Artículo + sustantivo

Está empezando a darse una tendencia extraña en la escena del pop independiente (o lo que sea) en España. Como si una especie de fuerza demoníaca de mal gusto hubiese invadido a los grupos, estos han empezado a ponerse nombres rebuscados y lo peor, muy absurdos, que hacen que sea imposible tomarles en serio.

Esta tendencia al horterismo y a la búsqueda de atención a través de la nomenclatura empezó a verse en los peores ejemplos del mainstream nacional. Porque seamos serios ¿La Oreja de Van Gogh? ¿La quinta estación? En fin, la inclinación al mal gusto ya viene implícita en los propios grupos, con esas cantantes gritonas y sobreactuadas y lo que todos y todas ya conocemos aunque no queramos, así que no vamos a indagar más. Pero la alarma salta cuando bandas que se mueven en un circuito en el que generalmente -de manera irregular y un poco cuestionable- reina un concepto de la estética y el buen gusto diferente a los anteriores mencionados, deciden ponerse nombres horrendos, largos, pretendidamente originales, en definitiva, bastante gilipollas absurdos.

Y no es que quiera ser radical en mis afirmaciones (¡no, nunca, por favor!) pero de repente leo los nombres de los grupos que asistirán a la próxima edición del festival Contempopránea y de pronto me encuentro con “Lentejas los viernes”. Joder ¿Tan difícil era buscar una palabra o la clásica combinación de artículo + sustantivo con la que nombrarse? Han sido muy efectivas a lo largo de la historia de la música y de hecho, lo sigue siendo. Lo peor es que en vez de un grupo de perroflautas enloquecidos con la fusión se trata de una banda de pop indie que no está nada mal, pero su nombre sugiere más lo primero que lo segundo.

No son los únicos no. Hoy una amiga me ha descubierto a “La bien querida”. ¿Coplas? no, son una banda de pop mezcla entre Sr.Chinarro y La Buena Vida (quizás ahí empezó todo) que tienen un tema que engancha, al estilo “indie old school” español. No lo hacen nada mal, pero… ¿Qué fue de Los Planetas, Los Flechazos, Love? nombres fáciles, efectivos y ciertamente, con fuerza. ¿Menos es más?

Paso de comentar con más ahínco nombres como “Vetusta Morla” (que luego me acusan de tenerles manía, ejem), “La estrella de David”, “Hola a todo el mundo” o “Love of Lesbian” (terrible, terrible) porque hablan por si solos. Independientemente de la valía del grupo, sus nombres son un despropósito. El nombre es una parte importante de la personalidad de la banda, les inclina a uno u otro lado de la línea que divide al pop entre la calidad y la morralla. Si el grupo se llama algo tipo “Love of Lesbian” (lo escojo al azar, ejem), aunque esté en inglés, los que no tengan ni idea de lo que hace el grupo lo incluirán posiblemente en el lado de “El Canto del Loco”, por ejemplo (es el de la morralla, por si no había quedado claro). Y claro, se supone que no hacen lo mismo ¿no? Vaya…

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Hablar por hablar (o no)

¿Se puede opinar sobre algo sin tener ni idea? pues claro que si, de hecho podría dar algunas ejemplos de gente que encima cobra por ello. Pero no, no seré mala y lo dejaremos sin más en que en este país, debería de declararse deporte nacional, como el amiguismo o el cotilleo (desconozco si en otros se practica al mismo nivel, por eso lo de nacionalizarlo).

Hay una línea divisoria muy fina entre la opinión y la reseña. La opinión implica una visión subjetiva, que para mi sólo es válida si está sustentada en argumentos sólidos, con un trabajo de documentación anterior que valide la crítica. Reseñar supone centrar el foco de atención en un determinado asunto que puede ser de interés para el público, dando datos informativos acerca del mismo, pero si hacer una valoración sobre la calidad o la valía de lo reseñado. Pero en general el límite se cruza o cómo decía Barney en “How i meet your mother”: “juega a la comba con la línea divisoria”. Pues eso.

Toda esta parrafada no es sin más una introducción al hecho de que la gente de Aloud Music amablemente me ha enviado el último trabajo del grupo Joe K-Plan “Rigan asesino, OLibia vencerá” para que saliese reseñado en Lowfish, porque como soy una impresentable aún se me había pasado avisar a alguna gente que Lowfish es cosa del pasado (snif, snif). Así que propuse que la reseña/crítica saliese publicada aquí y aceptaron de buen grado.

No hubiese habido más historia que la propia crítica, si Joe K-Plan no se dedicasen al post-rock/hardcore instrumental. Porque venga, seamos serios ¿qué se yo de post-rock? ¿instrumental? Exacto. Absolutamente nada. Así, que mi opinión no se basa en argumentos sólidos, ni comparaciones con otros grupos, ni en análisis de las influencias, ni siquiera es una opinión. Es una llamada de atención sobre el hecho de que sin tener ni puta idea del estilo musical de este dúo de Humanes (barrio de Madrid) me ha gustado su disco o al menos no me han dado ganas de pisotearlo a la segunda canción, que ya es mucho en mi.

Busco acerca del grupo y leo en una entrevista que les hicieron en Hipersónica hace poco que el título es en realidad una pintada que había en su barrio que en realidad quería decir “Reagan asesino, Libia vencerá”. Además de que el nombre del por aquel entonces presidente de USA estaba mal escrito, alguien había pintado una “O” delante de la palabra Libia causando gran confusión entre los Joe K-Plan, por entonces unos chavalines que se dedicaron a extraer conclusiones delirantes sobre el significado de aquella frase.

El disco está colgado entero en la web de Aloud Music, así que los interesados podéis escucharlo ahí. Que un grupo cuelgue su trabajo completo en Internet dice bastante de sus intenciones y es que como declaraban los integrantes de Joe K-Plan: “Si quisiéramos vivir de vender discos no habríamos formado un dúo instrumental”. Puede que sea por esto o porque quienes les han visto dicen que sus directos son lo que realmente engrandece a estos madrileños, la cuestión es que está ahí. Sólo queda que tú lo escuches (y si quieres te lo compres, claro).

H

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Cualquier tiempo pasado

Esta tarde iré y me sentaré, aplicada, frente al ordenador y teclearé, teclearé y teclearé hasta tener terminado el artículo que prometí colgar con toda mi palabrería de niña buena. Pero mientras tanto y para que el público no se nos aburra, unos minutos musicales.

La temática de hoy será “vídeos de los 90: grupos que marcaron estilo (y no sólo musical)”. Vídeos para el recuerdo. Feliz y fugaz lunes.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Batido mental

Fue volver de nuestro viaje al fondo de España, con todo lo bueno y lo grotesco que ello conlleva y una avalancha de cosas por hacer nos abrió la puerta de casa y nos sentó en una silla a trabajar. Termina proyectos, ponle música, perfila aquello, piensa en esto otro y olvida aquello de más allá. De reojo mirábamos las fotos guardadas en la camarita, los discos antiguos rescatados de aquella habitación y las anécdotas con las que aburrir a los amigos.

Pero ya pasó (de momento) y entre otras cosas puedo volver a darle vida a este pobre blog, que andaba de lo más tristón y abandonado, con tanto viaje y tantos deberes por hacer. Eso sí, con tanto barullo vital la cabeza anda dispersa, con anotaciones mentales que se enredan, películas que vienen, zapatos que quieres, canciones a trozos, Terry Richardson, los diseños de Albert Folch, el mago de Oz, la belleza en el siglo XX, Coco y Tautou, los pavos de Williamson y mil paparruchas.

Como el que mucho abarca poco aprieta y poner orden en ciertas cabezas lleva demasiado tiempo (casi 26 años, fíjate) ni intentaré hilar todo este patinaje mental. Sólo algunos apuntes de lo que podría haberse convertido en un post individual y más elaborado. La vida moderna, que es lo que tiene. La próxima vez prometo hacer mejor mis deberes.

En la calle Espíritu Santo de Madrid, en Malasaña, hay una tienda fantabulosa que vende los zapatos más bonitos que he visto en mucho tiempo. Son lo más parecido a los que lleva Dorothy en el Mago de Oz que te puedes poner por la calle sin parecer una desquiciada. El sitio no tiene pérdida, sólo hay que seguir el olor a patchouli de la tienda de al lado.

El próximo 22 de abril se estrena en Europa el biopic (otro más, ya no eres nadie si no te hacen uno, qué cosas) de Coco Chanel, que según parece cuenta los primeros años de la diseñadora y está basado en la biografía de la misma escrita por Edmonde Charles-Roux llamada “L’irrégulière”. La sosísima Audrey Tautou encarna a Chanel -se parecen como un huevo a una castaña- y el trailer de la película sugiere una ñoñería importante. Aún así, habrá que ver.

Terry Richardson es el mejor. Además de tener una madre de lo más guay, ha hecho posar a las protagonistas de Gossip girl como si fuesen unas zorras viciosas y después los ha metido a todos en la cama. Ha captado perfectamente el espíritu de la serie.

Teniendo en cuenta el número de veces que he escuchado esta canción en los 3 últimos días por motivos que podríamos llamar “académicos” o “profesionales” tengo ganas de salir de fiesta, volver a escucharla, disfrutarla y exorcizarla.

(Las imágenes son de la película de Sofia Coppola. La canción es de New Order)

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Apesta a espíritu adolescente

Ayer fue el decimoquinto aniversario de la muerte de Kurt Cobain. El 5 de abril de 1994 el rubio líder de Nirvana decidió meterse una bala en la cabeza y acabar con una vida de camisas de cuadros de franela y felicidad irregular, levantando de paso una oleada de rumores acerca de las razones de su muerte con la figura de Courtney Love en el centro de toda especulación.

Yo estaba a punto de cumplir 12 años cuando “el rey del grunge” (la vaca muge, el cerdo grunge) se voló la tapa de los sesos y la música empezaba a llamarme poderosamente la atención. De aquella ya me sabía de memoria muchas canciones de los Beatles y pensaba que había que ser de ellos y no de los Rolling, sin tener muy claro el por qué y había un buen montón de canciones que me gustaba pero todavía no me sabía los nombres de sus autores. Todavía. Recuerdo ver en la televisión del salón de casa de mis padres que aquel tío rubio la había palmado y que un montón de jóvenes en el mundo lloraban desconsolados como si hubiese sido su hermano el que había estirado la pata. Un par de años después era yo la que llevaba sus cintas en el walkman, escribía las letras de sus canciones en la carpeta forrada también con sus fotos y tenía un póster suyo en la habitación. Con el tiempo llegaron miles de discos más, otras voces, otros ámbitos y esa obsesión por la música de la que tanto han hablado autores contemporáneos, pero Nirvana me gustaron a los 14 y a los 16 años y eso es lo que te gusta de verdad como dice Kiko Amat que dice Billy Childish.

Y entre música y finales vitales, ayer apunté otra última frase que alguien dijo antes de morir. Y es que no se por qué me llama morbosamente la atención que es lo que la gente dice antes de morir (a este paso acabaré juntándome con los adolescentes oscuros de Tallers). Las que apunté ayer fueron las últimas palabras de Gertrude Stein, que antes del estertor de muerte dijo: “Si no hay pregunta, tampoco hay respuesta”, resumiendo en una sola oración lo que había sido su vida, lo cual parece que es una práctica extendida en los humanos. Buscando en Internet, descubro que Maria Antonieta le dijo a su verdugo: “Disculpe, le he pisado” antes de perder literalmente la cabeza y Ana Bolena (a la que se le puso el pelo blanco un momento antes) le dijo a su decapitador: “No le voy a dar mucho trabajo, tengo el cuello muy fino”.

Winston Churchill exclamó: “Todo es tan aburrido” y murió el mismo día en el que su padre lo había hecho 70 años antes y Sadam Hussein dijo: Comporténse como hombres” a sus verdugos. Pero sin duda, las mejores últimas palabras de las que tengo conocimiento fueron las que el actor Luis Ciges le dijo a su hijo en el lecho de muerte. “Nos vamos a la mierda”. Pues eso, que larga vida.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Desorden, control

La semana que viene y demasiado tiempo después de que se hiciera en el resto del mundo, se estrenará en España la película “Control”, biopic de Ian Curtis basado en las memorias de la viuda del cantante, Deborah Curtis (“Touching form a distance”) y dirigida por Anton Corbijn. Para el o la que no lo sepa (nunca se sabe) Ian Curtis fue el cantante de una de las bandas más emblemáticas de finales de los años 70, Joy División, de la que después derivaría New Order. Curtis entró catapultado dentro del Olimpo de los mitos musicales al ahorcarse el 18 de mayo de 1980 en la cocina de su casa de Manchester, dejando atrás un buen historial de desequilibrios mentales, problemas de epilepsia, excesos, malos rollos, conciertos y 2 álbumes (uno de ellos, “Closer”, póstumo ya que se publicó 2 meses después de la desaparición de Curtis).

Ahora Corbijn (bueno, no ahora sino hace unos 3 años) vuelve a retomar la historia para llevarla al cine, pero no ha sido el primero. En el 2002 Michael Winterbottom contó parte en “24 hours party people” aunque en esa ocasión los protagonistas eran el entrañable Tony Wilson y la movida de MaDchester en los 80. Media España ha estado avispada (¿qué esperaban los distribuidores después de 2 años de retraso?) y la ha visto en Internet. En general las referencias son buenas.

Otro datos relacionados:

  • Ian Curtis escuchaba el disco “The Idiot” de Iggy Pop cuando decidió ahorcarse
  • Anton Corbijn es el autor del vídeo “Atmosphere” de Joy Division
  • La profesión de Corbijn ha sido siempre la de fotógrafo y director de videoclips. Entre otros ha fotografiado a Naomi Campbell, Björk, The Killers o P.J Harvey pero una de sus fotografías más famosas es la de la portada del disco “The Joshau Tree” de los irritantes irlandeses U2.
  • Los Planetas grabaron el en 94 una canción hablando de la muerte de Curtis llamada “Desorden” e incluida en el álbum “Super8″.
  • Buen fin de una semana que fue de entrevistas.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized